Consultorio de sexo: «Mi marido me atrae pero a veces he de recurrir a fantasías con otro hombre para llegar al orgasmo»

Las dudas en materia sexual son perpetuas, pero no por ello tienen que quedar sin respuesta. 20minutos pone en marcha un consultorio de sexo para ofrecer luz y respuestas claras a las inquietudes de los lectores en esta importante faceta de la vida.

Para plantear tu pregunta, escribe a consultoriosexo@20minutos.es. Estas son las respuestas al consultorio de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago.

PREGUNTA Le escribo desde Perú, mi consulta es que mi esposo y yo tenemos Covid-19 y ya tenemos 14 días desde que nos hicieron el descarte; mi duda es si ya podemos mantener relaciones sexuales o esperamos a que termine la cuarentena.

RESPUESTA DEL EXPERTO Si ya no hay sintomatología, os han dado el alta médica y las pruebas serológicas han detectado anticuerpos no hay ningún inconveniente en que reanudéis vuestra vida erótica habitual.

Por otro lado, las últimas investigaciones parecen indicar que después de haber superado el Covid-19 ya no se transmite la infección.

No obstante, y dado que esta nueva infección se escribe científicamente cada día, os sugiero que lo consultéis con vuestro Centro de Salud.

PREGUNTA ¿Es posible no haber sentido nunca placer durante la penetración? Sé que tengo un problema, nunca se lo he dicho a ninguna de mis parejas, pues no tendría sentido tener sexo…; tampoco he eyaculado nunca, ¿qué puedo hacer? Estoy muy preocupada. Gracias.

RESPUESTA DEL EXPERTO El placer y el orgasmo no son experiencias sinónimas. Haciendo un símil cinematográfico te diría que el placer es una buena película y el orgasmo una escena interesante de la misma. Conviene recordar esto para ubicar con exactitud tu malestar.

La vagina, a diferencia del clítoris, no es un órgano especialmente sensible, no obstante, tampoco parece lógico que no sientas nada. Por ello te sugiero que entrenes tu suelo pélvico y valores si tu lubricación vaginal es muy alta y ello pudiera explicar la poca percepción de sensaciones vaginales.

En la mujer, la sede central del orgasmo reside en el clítoris; con la penetración vaginal hay un estímulo muy indirecto sobre el clítoris, que no facilita el orgasmo a la gran mayoría de las mujeres. La mayoría de mujeres requieren para sentir el orgasmo durante la penetración añadir estímulos clitorianos combinados.

La eyaculación femenina, vinculada a la funcionalidad de la zona G, se da en un tanto por ciento de mujeres bajo, lo que no debe preocuparte.

PREGUNTA Tengo 19 años. Desde hace poco tengo relaciones con mi novio. Siempre usamos preservativo y estoy casi segura de que nunca se nos ha roto. A veces noto una pequeña cantidad de de líquido blanco al terminar. ¿Es alguna infección o es mi propia eyaculación?

RESPUESTA DEL EXPERTO Creo que has de preocuparte, porque ese líquido al que haces referencia corresponde a tu propia lubricación vaginal o a líquido vinculado a tu ovulación.

PREGUNTA No tengo problemas en mantener relaciones con mi marido. Me gusta, me atrae, tengo deseo sexual sin ningún problema. Pero algunas veces, cada vez con más frecuencia, necesito recurrir a alguna fantasía con otro hombre para llegar al orgasmo. ¿Es normal, debo contárselo a mi marido?

RESPUESTA DEL EXPERTO Habitualmente nuestra imaginación erótica -en forma de gustos, deseos y fantasías- constituye un elemento importante en nuestra salud sexual.

En las fantasías no existen límites y no siempre queremos realizarlas, por ello suelen ser divertidas y perfectas; los deseos pueden llevarse a la práctica si nos apetece, si es posible y si es compartido por la pareja en su caso.

La necesidad de recurrir a fantasías eróticas durante el encuentro sexual es bastante habitual e independiente del nivel de complicidad sentimental hacia la pareja.

El contarlo o no a la pareja es una cuestión muy personal y en la que tendrás que valorar los beneficios e inconvenientes que tiene el hecho de contarlo.

Si sois una pareja con alta confianza en el terreno íntimo y crees que el exponerlo va a dinamizar y enriquecer vuestra vida erótica común, podría ser divertido compartir esta fantasía, siempre y cuando desees compartirla. Si consideras que el hecho de contarla puede molestar o dañar a tu pareja, creo deberías ser prudente y evitar un daño innecesario.