Donación de sangre: ¿te hacen el test del coronavirus? ¿puedes donar si has superado la COVID-19?

La donación de sangre siempre es necesaria en todas las épocas del año y circunstancias, incluida la emergencia sanitaria del coronavirus. Tras la declaración del estado de alarma y el consecuente confinamiento de la población, los centros de transfusión se han tenido que organizar y adaptar a las necesidades para mantener un suministro de reservas adecuado.

En este sentido, durante la desescalada, los hospitales continúan necesitando donaciones de sangre ahora que empiezan a programar cirugías y tratamientos que quedaron aplazados para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID-19.

Todas las unidades de donación, tanto fijas como móviles, son espacios completamente seguros para los donantes y los profesionales sanitarios donde se llevan a cabo las medidas de higiene y seguridad necesarias. Los espacios se desinfectan y limpian de forma permanente y los materiales utilizados son 100% estériles.

No obstante, para la protección de la salud de los profesionales y del resto de donantes, hay que aplicar una serie de recomendaciones durante esta emergencia sanitaria. Por tanto, aquellas personas que hayan tenido síntomas compatibles con COVID-19 o que hayan estado en contacto con algún enfermo en los últimos 15 días no puede acudir a donar sangre.

No se realiza el test de coronavirus ni se hacen pruebas serológicas si acudes a donar sangre, ya que «no es un virus que se transmita por transfusión sanguínea«, indican a 20minutos desde el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid. Por tanto, solo se realiza serología con aquellos virus o patógenos que pueden transmitirse por la sangre como el VIH o las hepatitis B y C.

Otros análisis que se realizan son la «determinación del grupo sanguíneo, test de sífilis, recuento hematológico, además de un screening para la detección de la enfermedad de Chagas, Paludismo o HTLV en algunas donaciones», destaca la web de Donación de Sangre de la Comunidad de Madrid.

Hay que recordar que la principal vía de transmisión del SARS-CoV-2, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es a través de las gotículas «que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar». Por eso es tan importante seguir las recomendaciones sanitarias para la prevención como lavarse las manos con agua y jabón y mantener la distancia física de seguridad entre personas.

En el caso de haber padecido la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 puedes acudir a donar sangre cuando hayan pasado 28 días desde la desaparición total de los síntomas de la enfermedad.