¿Es posible que el confinamiento y la posterior desescalada produzcan desarreglos en la menstruación?

Las fases por las que estamos pasando para ir recuperando, poco a poco, la vida normal está provocando en algunas mujeres desarreglos en la menstruación. Ciclos irregulares que no eran habituales e, incluso, la desaparición de la regla.¿Son el confinamiento y la posterior desescalada los responsables?

Desde que se decretó el estado de alarma y comenzó el confinamiento muchas personas comenzaron a experimentar un fuerte estrés. No saber qué ocurría realmente, las cifras que no dejaban de aumentar, las dudas sobre cuándo se podría volver a iniciar la actividad económica provocó un fuerte impacto emocional.

Quienes solían tener episodios de ansiedad, el confinamiento no les ayudó, sino que incrementó esos episodios y su malestar. Insomnio, tensión… aunque ahora estemos en pleno desconfinamiento, estas emociones siguen estando presentes para muchas personas. Todo influye. Seguir las normas, el miedo a que vuelva a haber un rebrote, no haber recibido todavía las ayudas económicas…

Todo este estrés y ansiedad presente en el desconfinamiento, y que ya se había manifestado semanas atrás, ha hecho que muchas mujeres empezasen a experimentar desarreglos en la menstruación. Retrasos que antes no eran frecuentes y ausencias de la regla que causan una gran preocupación.

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) afirma que «situaciones que provoquen estrés mantenido como exámenes, oposiciones, trabajos estresantes, paro, estados de tensión emocional en general» pueden provocar amenorrea hipotalámica que pueda hacer pensar en un posible embarazo.

Además del estrés por el desconfinamiento, y todo lo vivido hasta el momento, no podemos olvidarnos de las alteraciones del estado de ánimo que muchas personas han experimentado desde el estado de alarma. La muerte de un ser querido, el miedo intenso o la incertidumbre pueden hacer que los desarreglos en la menstruación aparezcan.

La razón por la que las alteraciones del estado de ánimo tienen este impacto en el ciclo menstrual tiene que ver con el hipotálamo y la hipófisis. Como indica la SEF, «son glándulas cerebrales que producen las hormonas necesarias para un buen funcionamiento del ovario».

En el momento en el que se experimentan alteraciones del estado del ánimo, estrés o ansiedad, esas glándulas cerebrales pueden reducir la segregación de estas hormonas. El resultado son los desarreglos en la menstruación o su ausencia.

Los desarreglos en la menstruación, que han empezado a producirse debido al desconfinamiento y toda la situación experimentada previamente, no deben preocupar a las mujeres. De hecho, cuando el estrés, la ansiedad y el miedo remitan el ciclo menstrual volverá a la normalidad.

¿Qué sucede si tras el desconfinamiento esto no ocurre? Existe la posibilidad de que haya otros motivos por los que se están produciendo esos desarreglos en la menstruación, por ejemplo, por tomar determinados fármacos (para la depresión), llevar una dieta inadecuada o tener el Síndrome del Ovario Poliquístico. Para salir de dudas, es mejor acudir a un profesional.

La consecuencia principal de estos desarreglos en la menstruación no es solo el malestar o las preguntas que muchas mujeres que los están teniendo se hagan sobre si puede ser algo más grave (como el Síndrome del Ovario Poliquístico), sino los problemas para concebir, si se estaba buscando un embarazo.

Afortunadamente, estos desarreglos en la menstruación suelen remitir de manera espontánea en la mayoría de los casos. Por lo tanto, aunque el desconfinamiento todavía provoque diferentes emociones que estén teniendo este impacto en las mujeres, una vez el miedo, la incertidumbre y la ansiedad desaparezcan o remitan, el ciclo menstrual volverá de nuevo a la normalidad.