Guía para la vuelta al cole de forma segura frente al coronavirus

Los territorios que se encuentren en la Fase 2 del proceso de desescalada planteado por el Gobierno podrán decidir si proceden a la reapertura de centros educativos no universitarios y de formación y, si es así, en qué condiciones. El próximo curso académico comenzará, si sale según lo previsto, en el mes de septiembre.

La vuelta al colegio requiere de medidas de protección e higiene para prevenir el riesgo de contagio de coronavirus. Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) destacan que su reapertura debe ser «paulatina y progresiva y deberá contemplar recomendaciones específicas para cada grupo de edad, siendo su aplicación y la incorporación a las actividades habituales educativas de cada grupo de alumnos consensuada con los expertos en educación”, destaca la doctora María José Mellado, presidenta de la AEP.

Por esta razón, algunos organismos como la AEP, el Consejo General de Enfermería (CGE) y asociaciones de enfermería escolar han elaborado una serie de guías con recomendaciones para que el reinicio de las clases se realice de forma segura.

La Asociación Española de Pediatría destaca en su propuesta para la reapertura de escuelas y colegios que las áreas de educación para alumnos de 3 a 6 años suponen «un mayor riesgo de cara a un posible contagio o transmisión del coronavirus debido a la dificultad que presenta cumplir con las medidas de distanciamiento social».

Por esta razón, recomiendan limitar los grupos a una persona cuidadora por cada cinco niñas o niños y clase, y «que las actividades colectivas como patio, comedor o siesta sean independientes en cada grupo de 5 niños».

En esta etapa de la educación, comprendida entre los 6 y 12 años de edad, la AEP aconseja que los horarios se flexibilicen y se reduzca el tiempo presencial «en la medida de lo posible», además de organizar horarios por turnos y «combinar períodos de actividad académica presencial con la no presencial».

Por otro lado, en el caso de educación primaria se podría incrementar el número de alumnos en cada aula pero implementando medidas de distanciamiento físico, higiene, de vigilancia ante posibles casos y diagnóstico. «El uso de mascarilla en estos alumnos de primaria puede ser ya implementado con mayor seguridad, en periodos de mayor riesgo. El uso de guantes sin embargo no está recomendado, ya que su uso continuo puede facilitar la transmisión».

En el caso de los alumnos y alumnas con edades comprendidas entre los 12 y 16 años, la AEP señala que la combinación de contenido presencial y online «debe organizarse de forma adecuada para no incidir en las inequidades actuales en relación al nivel socioeconómico, sobre todo considerando la ya existente brecha digital».

¿Cuáles son las principales medidas en los colegios y escuelas para que el regreso del alumnado se realice con seguridad? La Asociación Nacional e Internacional de Enfermería en Centros Educativos (Amece) y la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar (Aceese), junto con el Consejo General de Enfermería, han elaborado una guía de recomendaciones para el reinicio de las clases en los centros educativos.

Como medida general, aquellos alumnos/as o personal que presenten algún síntoma compatible con la COVID-19 o que hayan estado en contacto estrecho con alguna persona diagnosticada no podrán acudir a los centros educativos ante el riesgo de transmisión. Por ello, «es importante la toma diaria de la temperatura corporal en los domicilios y en los centros escolares». Algunas de las recomendaciones generales de prevención descritas en la guía son las siguientes:

En primer lugar, se deberá extremar la limpieza y desinfección de todos los espacios correspondientes de la escuela o colegio, tanto internos como externos. Además, se tiene que garantizar la correcta eliminación de residuos.

Por otra parte, se establecerán medidas de organización para evitar aglomeraciones de cualquier tipo en los espacios comunes, así como en la entrada y salida de los centros. Se recomienda desinfectar de forma regular los objetos personales, materiales de uso común y el calzado antes de entrar, evitar compartir objetos y no utilizar fuentes de agua comunes.