Un estudio recomienda llevar mascarilla también dentro de casa para evitar los contagios intrafamiliares de coronavirus

Un estudio científico chino recomienda seguir usando la mascarilla en casa para evitar contagios intrafamiliares, después de certificar que este gesto poco extendido reduce hasta en un 79% la posibilidad de nuevos casos de Covid-19.

El estudio, publicado BMJ Global Health el jueves, y recogido por CNN, demuestra que usar una mascarilla dentro de casa es efectivo para prevenir la propagación del virus, «pero solo cuando los miembros de la familia comenzaron a usar las mascarillas antes de que aparecieran los síntomas en la primera persona infectada«. La limpieza frecuente con cloro o desinfectantes de la casa fue casi igualmente efectivo, al 77%.

«Este estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas, pero que las precauciones como el uso de mascarillas, la desinfección y el distanciamiento social en los hogares pueden prevenir la transmisión de Covid-19 durante la pandemia», señala el estudio.

Una vez controlados los contagios en las aglomeraciones del transporte público, el mayor volumen de contagios se da en hospitales y en el entorno familiar.

Un mayor distanciamiento social y el uso de mascarillas podrían prevenir la transmisión de la enfermedad.

El estudio asegura que las familias que limpiaban sus hogares con desinfectantes a diario, abrían sus ventanas y se mantenían separadas al menos 1 metro tenían menos riesgo de transmitir el virus, incluso en hogares con más miembros. Las familias que tenían contacto diario cercano, como comer o ver la tele juntas, se asociaron con un riesgo 18 veces mayor.

El estudio ha recogido algunas críticas. Antonio Lazzarino, del University College London advierte de que el estudio en sí no es suficiente para hacer recomendaciones oficiales de ningún tipo. «Este estudio no es una ciencia sólida, ya que tiene varias limitaciones en la concepción y en el análisis estadístico», dijo en un comunicado. «La principal limitación es que fue diseñado a nivel familiar, en lugar de a nivel individual». Lazzarino también señaló que el estudio no hizo una distinción entre si las familias usaban máscaras N95, máscaras quirúrgicas o máscaras de tela básicas.