Demuestran por primera vez que la inmunoterapia es eficaz contra un tipo de cáncer colorrectal

Un ensayo clínico ha demostrado, por primera vez, que la inmunoterapia, en concreto el anticuerpo anti-PD1 pembrolizumab, es eficaz en solitario y sin quimioterapia para tratar un subtipo de cáncer colorrectal metastásico.

En este estudio, denominado KEYNOTE-177, ha participado el Vall d’Hebron Instituto de Oncología de Barcelona (VHIO) y al mismo se ha dedicado la sesión plenaria del congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que este año se celebra de manera virtual.

Los resultados de este ensayo podrían suponer un cambio en el paradigma de tratamiento de este tipo de cáncer y ha tenido una gran trascendencia en el citado congreso, han asegurado fuentes del VHIO en un comunicado.

En este estudio han participado 307 pacientes con cáncer colorrectal metastásico avanzado con inestabilidad de microsatélites (secuencias repetitivas de nucleótidos que existen en el ADN en condiciones normales y que son muy propensas a presentar mutaciones).

Lo que se observó fue «una evidente mejora significativa en el tiempo libre de progresión de la enfermedad» y se pasó de 8,2 meses en el tratamiento estándar a 16,5 meses en el estudio que empleaba pembrolizumab en monoterapia, más del doble de tiempo.

La tasa de respuesta confirmada al tratamiento era también superior, pasando del 33% en la terapia estándar al 43% con pembrolizumab.

El 22% de los pacientes que recibieron el tratamiento de pembrolizumab presentó algún tipo de efecto secundario, una tasa que se incrementó hasta el 66% en los pacientes que siguieron el tratamiento estándar que incluye quimioterapia.

La doctora Elena Élez, oncóloga médica en el Hospital de la Vall d’Hebron e investigadora del grupo de tumores gastrointestinales y endocrinos del VHIO, ha considerado que el estudio «ha demostrado que el conocimiento de la biología molecular de estos tumores juega un papel fundamental en el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas».

A su juicio, se logra no solo «una franca mejoría en supervivencia sino también mejorando el perfil de toxicidad y efectos secundarios que padecen nuestros pacientes».

Élez ha explicado que «la importancia de este estudio está en el hecho de que es la primera vez que un fármaco inmunoterapéutico administrado en monoterapia, es decir, sin quimioterapia añadida, se muestra eficaz como primera línea en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico».

«Alrededor de un 15% de los tumores colorrectales presentan una alteración molecular y cuando la enfermedad está diseminada (metastásica) este porcentaje es inferior pero también podría suponer un peor pronóstico«, ha indicado la doctora Élez.

La inestabilidad de microsatélites es un cambio que ocurre en el ADN de ciertas células en el que el número de repeticiones de microsatélites —unas secuencias cortas y repetidas de ADN— es diferente del número de repeticiones que estaba en el ADN cuando fue heredado.

La causa de esta inestabilidad puede ser un defecto en la capacidad de reparar los errores cometidos cuando el ADN se copia en la célula.

Como consecuencia de esta inestabilidad de los microsatélites se produce un alto nivel de mutaciones, dando lugar a lo que se conoce como tumores hipermutados.

Esto supone que las proteínas que se generan fruto de estas mutaciones se comportan como neoepítopos, es decir, regiones de antígenos generados por la modificación del antígeno original, los cuales pueden ser reconocidos por el sistema inmunitario.

Élez ha considerado que «por esta razón se trata de tumores que responden muy bien a la inmunoterapia», y ha añadido: «Anteriormente, ya se comprobó que pembrolizumab en monoterapia ya tenía resultados positivos en pacientes con cáncer colorrectal metastásico con inestabilidad de microsatélites refractarios a otros tratamientos».

«Ahora vemos cómo en primera línea también puede ser una alternativa muy eficaz y con excelente perfil de tolerancia«, ha añadido la investigadora.