Arranca junio, estas son las frutas y verduras que están de temporada

Comer frutas y verduras de temporada tiene muchísimas ventajas, pero si además, la temporada coincide con una de las más abundantes, además es todo un placer. A finales de la primavera está en todo su apogeo lo que se conoce de la fruta de hueso, como los albaricoques, nectarinas o cerezas. Además de deliciosas y estar plagas de antioxidantes, es el momento ideal para disfrutar de ellas a un precio razonable y provenientes de un nuestros huertos y campos, mucho más sostenible, ecológico y que ayuda a la economía local.

•Albaricoque: Muy rica en betacarotenos, este pequeña y cremosa fruta tiene, además, una gran cantidad de otros antioxidantes, como vitaminas C, A y E. En su versión deshidratada, el orejón, es además una gran fuente de minerales, sobre todo de magnesio.

•Breva: La temporada de la breva es muy breve, apenas dos meses, pues a partir de agosto la higuera da su fruto principal, el higo. Y es que la breve es en realidad un higo que ha hibernada y que madura con los primeros calores. Más grande que los higos y de color morado, se trata de una fruta bastante calórica y muy rica en potasio, el magnesio y el calcio, además de en fibra.

•Cereza: Las deliciosas cerezas son una de las frutas más ricas en potasio, mineral que favorece la formación de la orina, lo que la convierte en un alimento muy diurético. Además, su color intenso delata su gran cantidad de polifenoles y flavonoides, potentes antioxidantes.

•Ciruela. Como la mayoría de frutas de esta temporada, las ciruelas, en sus distintas variaciones y colores, es muy rica en vitaminas, pero es especialmente elevado su cantidad de antocianos, pigmentos de acción antioxidante y antiséptica. Además, contiene sorbitol, que tiene un leve efecto laxante, que se ve reforzado por su abundancia en fibra.

•Fresa-fresón: La fresa y el fresón ya se van despidiendo de esta temporada, y las que encontraremos en los próximos meses ya no estarán un sabor tan dulce y exquisito. Mientras tanto, seguiremos aprovechando sus múltiples antioxidantes, como la vitamina C, y su gran cantidad de minerales, como hierro y potasio.

•Limón: Aunque podamos contar con él todo el año, lo cierto es que la temporada ideal del limón termina este mes. Por suerte, pasado el verano, podremos volver a disfrutar de sus infinitas propiedades en todo su esplendor, como, su gran cantidad de vitamina C, su carácter astringente y su poder antiácido.

•Melocotón: Otra fruta de hueso que irrumpe en las fruterías este mes es el melocotón, una de las frutas de hueso más populares. Como el resto de la familia, es muy rica en betacaroteno o pro-vitamina A, fibra y potasio, peor no muy rica en azúcares.

•Melón. Una de las frutas mas populares del verano también aterriza todo su esplendor este mes. El melón, a pesar de su fama, no es ni mucho menos una fruta muy calórica, pues más del 85% es agua. Además, también contiene betacaroteno y vitaminas C y B9, además de potasio, calcio, fósforo y magnesio.

•Nectarina: Aunque se parece al melocotón, tanto en sabor -un poco más ácido- y en textura, tiene la ventaja de que la nectarina sí podemos comerla a mordiscos y sin pelar, por lo que quedan intactas todas las vitaminas que posee.

•Níspero: Esta fruta tan típicamente primaveral, se despide en este mes, cuando llega el verano. Además de todas las propiedades de as fruta de hueso, contiene mucha peptina, una de las fibras más saludables y presente también en la manzana.

•Paraguaya: Esta peculiar fruta con aspecto aplastado’ al igual que los melocotones, su interés nutricional radica en su aporte en carotenos o pro-vitamina A, fibra y potasio. El contenido en azúcares es ligeramente superior al del melocotón, pero su contenido calórico es igual al de la media de las frutas.

•Plátano: Gracias al clima de las Islas Canarias, podemos disfrutar de los plátanos todo el año, una rica famosa por ser rica en potasio y magnesio, i incluso fibra, a pesar de su falsa fama de provocar estreñimiento.

•Sandía: Si hay una fruta veraniega por excelencia, esa es, sin duda, la sandía, que por contener un 92% de agua, es una de las frutas más hidratantes y refrescantes. Además, tiene gran cantidad de vitamina C y otros antioxidantes.

•Acelga: Una de las verduras de hija verde más populares, es muy rica en vitamina C, ácido fólico, vitaminas A, E y B y magnesio, por lo que no podemos olvidarnos de ella tampoco en verano, y más estando en plena temporada.

•Ajo: Gracias a su facilidad para conservarse, los ajos están presentes en los supermercados todo el año, pero es ahora cuando podemos disfrutar de sus múltiples propiedades en todo su esplendor. Y es que, además de un condimento imprescindible, a los ajos se les atribuyen multitud de propiedades beneficiosas., como el fortalecimiento del sistema inmune.

•Alcachofa: Aunque ya estén abandonando su mejor momento, disfrutar de esta rica verdura todavía será posible este mes. Gracias a su gran cantidad de fibra, de potasio y la presencia de cinarina, una sustancia que la función del hígado, nos ayudará a eliminar lo que no necesitamos en plena operación biquini.

•Calabacín: Esta suave y versátil verdura están en el súper todo el año gracias a los invernaderos, pero es ahora cuando está realmente de temporada, por lo que está más fresco y sabroso si cabe. Con un 95% de agua, posee gran capacidad diurética, además de muchos micronutrientes, como ácido fólico, potasio, hierro o manganeso, por eso es mejor tomarlo crudo o al vapor.

•Cebolla: La cebolla nos hace llorar cuando la pelamos, pero es precisamente esa característica, que se debe a la gran cantidad de compuestos azufrados que contiene, la que la convierte en una hortaliza depurativa y protectora contra patógenos.

•Endibia: Muy rica en ácido fólico, la endibia, debido al característico sabor amargo que le confiere la intibina, es un gran aliado del hígado.

•Espinaca: Riquísima en hierro y ácido fólico, las espinacas, sobre todo crudas o al vapor, son una de las verduras más saludables a cualquier edad. Además, combaten eficazmente el estreñimiento.

•Guisante: Si eres vegetariano, el guisante no puede faltar en tu dieta, y más ajora, que todavía están frescos. Y es que los guisantes tienen lo mejor de las verduras en cuando a vitaminas como el ácido fólico, y lo mejor de las legumbres, pues sin ricos en proteínas, sobre en aminoácidos esenciales, como la lisina.

•Judía verde: Durante el verano, las judías verdes nos llegan directamente de la huerta, y es cuando más ricas son en la gran cantidad de vitaminas distintas que contiene, como C, A, grupo B…

•Lechuga: Imprescindibles en la mayoría de las ensaladas que tanto nos apetecen en estos meses, las lechugas en todas sus variedades contienen múltiples nutrientes, que además conservan al 100% porque no solemos cocinarla. Entre ellas, su gran abundancia en ácido fólico, potasio, fibra y carotenos.

•Patata: Bien conservadas, aguantan muchos meses, pero es ahora cuando las tenemos de temporada en toda la península, por eso es el mejor momento para aprovecharnos de sus propiedades e incluirlas en nuestra dieta. Y es que, mientras no la friamos, aunque tenga mala fama, la patata es un alimento sano y apetecible, rico en hidratos, pero también en vitaminas del grupo B. Cocidas incluso pueden ayudar a regular niveles los niveles de azúcar en sangre.

•Pepino: Ligerísimo y con una gran cantidad de agua, el refrescante pepino aporta además, múltiples propiedades nutritivas, como los esteroles, que ayudan a reducir el colesterol. También es digestivo, depurativo y diurético.

•Pimiento: Aunque depende de la variedad y el color, los pimientos son unas verduras muy ricas en vitaminas, sobre todo C, E, A y betacarotenos. Además, mientras no sean picantes, son unos grandes protectores de la mucosa y ayudan a la digestión. Si son picantes, es lo contrario.

•Remolacha: La remolacha morada, no la blanca, que es la azucarera, es muy rica en multitud de micronutrientes, como vitaminas del grupo B, fósforo, hierro y yodo. Además, se le atribuyen propiedades para combatir la aterosclerosis y prevenir las cataratas.

•Tomate: Por suerte, podemos disfrutar de esta rica y sana fruta todo el año, pero es ahora cuando empieza su verdadera temporada. Pero es normal querer tenerlo sobre la mesa todo el año, pues sus propiedades y nutrientes son casi innumerables: rica en fibra, varias vitaminas y minerales como potasio, fósforo o magnesio. Aunque destaca sobre todo la gran cantidad de licopeno que contiene, un antioxidante que, además, es más activo cuando se consume triturado que entero.

•Zanahoria: Suave, digestiva, dulce, versátil… y repleta de betacarotenos, un antioxidante que es un gran aliado de la vista y de la salud de la piel y las mucosas.