Consultorio de sexo: «Tengo poco pecho y creo que no atrae a los chicos, quiero operarme pero mis padres no me dejan»

Ya tienes aquí una nueva entrega del consultorio de sexo que cada semana te trae 20minutos. Para plantear tu pregunta escribe a consultoriosexo@20minutos.es. Estas son las respuestas de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago.

PREGUNTA Hola, soy mujer y desde hace unos meses he notado que he perdido el apetito sexual, no sólo hacia mi pareja sino en general. A veces me excito con alguna escena de tono sexual de alguna película, pero a mi pareja no le agrada y cree que ya no le deseo. ¿Que podríamos hacer? ¿A qué puede ser debido?

RESPUESTA DEL EXPERTO Es difícil dar una respuesta sencilla a tu pregunta sin conocer datos de tu persona en relación a edad, estado de salud, toma o no de fármacos, estilo de vida y dinámica de relación.

La ausencia persistente de pensamientos eróticos, fantasías y motivación para acceder al encuentro erótico, en presencia de adecuados estímulos, es lo que define un deseo sexual hipoactivo o inhibido.

Si descartamos que tu deseo esté afectado por algún disturbio hormonal o por el efecto secundario de algún fármaco, convendría evaluar, y en su caso evitar, lo que denomino “juego de las hipotecas”.

Este juego básicamente consiste en la imposibilidad de permitirse, ni siquiera temporalmente, “no tener deseo”. Es decir, se ponen en marcha una serie de hipotecas que anulan la posibilidad de que el deseo se exprese. Te enumero algunas:

1. “Deseas tener deseo”. Y claro, el deseo y la obligación son incompatibles. No se puede querer tener deseo.

2. “La disponibilidad de tu pareja a tiempo completo”, es decir, percibes que tu pareja siempre está disponible y esperando. Esta es otra hipoteca.

3. Sois una pareja relativamente joven. Ello significa que es “socialmente obligatorio” tener relaciones eróticas, especialmente si tenéis buena salud, os queréis y no tenéis hijos.

4. “Estar a disgusto actualmente con mi cuerpo”. Este bajón de autoestima corporal puede afectar a tu deseo.

5. Conflictos relacionales y/o estilo de vida incompatible con el bienestar de pareja.

6. “Suponer cómo va a transcurrir el encuentro erótico”. Es decir, rutina y pereza erótica.

Y por último añadir un detalle importante: la respuesta sexual humana que responde a un patrón, más o menos estable, puede sufrir alguna modificación con el paso del tiempo.

Habitualmente una persona siente deseo y ello le impulsa al encuentro erótico con su pareja, pero en determinadas épocas de la vida una persona necesita “excitación previa” para avivar y encender el deseo. En este supuesto, mi sugerencia sería que hablases de sexualidad con tu pareja, que exploréis otras formas de erotismo y sobre todo evita las hipotecas que te he comentado.

PREGUNTA Soy una joven de 19 años y tengo complejo con mi pecho, no tengo apenas y creo que esto no atrae a los chicos. Estoy pensando en operarme, pero mis padres no me lo permiten. He tenido relaciones sexuales que no han estado mal, pero algunos chicos me han hecho saber eso, que les gusta más, y me he quedado frustrada. ¿Qué me aconseja? Me está afectando esta situación.

RESPUESTA DEL EXPERTO “La imagen que una persona se da delante del espejo no tiene nada que ver con la imagen que da a los demás”. Esta frase siempre ha sido un “mantra” en nuestros programas de Educación Sexual, o sea, de los Sexos.

La idea de trascender a mi cuerpo y entender nuestra singular belleza es un elemento básico en nuestra autoestima y autoconcepto.

El modelo y canon estético dominante en la sociedad occidental es inalcanzable y sostenido por una gran industria.

Si bien es cierto que no hay amor a primera vista y sí atracción a primera vista, no es menos cierto que al final una persona elige un proyecto compartido de vida más allá de un cuerpo.

Hay diversos estudios que demuestran que tras una cirugía mamaria, por motivos exclusivamente estéticos, no siempre resuelve el problema de autoestima y emergen nuevas dudas en relación a otras partes del cuerpo y nunca acabas de reconciliarte con el mismo.

Por otro lado, los estudios de investigación que hablan del gusto y preferencias de los hombres heterosexuales nos indican que el tamaño de los pechos no es el detalle corporal más valorado.

No obstante, si finalmente una persona opta por la cirugía estética como herramienta para sentirse mejor conviene realizarla con profesionales de la medicina cualificados.

PREGUNTA Mi novio me ha propuesto la penetración anal, dice que es muy placentera (de relaciones anteriores suyas), pero yo no acabo de ver cómo puede haber placer con esa práctica. No me atrae nada, me basta con el coito vaginal y los juegos, ¿debo negarme?

RESPUESTA DEL EXPERTO Los gustos y los deseos eróticos se mueven en clave de diversidad y además se van modificando con el paso de los años y la evolución dinámica y cambiante de la relación.

Negarse a hacer algo que no te gusta es un gesto de cuidado hacia ti misma y hacia tu relación, además de ser un gesto de sinceridad hacia tu pareja. El deseo tiene sus tiempos, sus claves y no hay que presionarlo. Lo que hoy te gusta mañana puede dejar de gustarte y viceversa.

Es interesante abrirse a la versatilidad en cuanto a los juegos eróticos, pero no es menos cierto que dicha versatilidad está condicionada a tus deseos.