Fiebre, dolor, traumatismos, vómitos convulsiones… ¿Cuándo hay que ir con los niños a Urgencias sin demora?

Poco a poco la ciudadanía comienza a perder el miedo a salir de sus casas, lo que ha supuesto un alivio después de semanas de confinamiento, sobre todo para aquellos que tienen hijos. Pero seguramente lo que a muchos les sigue dando respeto entrar en espacios cerrados que no sean sus casas. Acudir a comercios, donde resulta complicado mantener la distancia de seguridad; o al hospital a una consulta o prueba pendiente o por un problema urgente, para evitar posibles contagios en caso de coincidir con pacientes con coronavirus. Pero los hospitales llevan trabajando desde hace semanas en la adopción de rigurosas medidas de desinfección y tienen circuitos perfectamente diferenciados para minimizar riesgos. «Hay problemas que requieren una atención urgente y no debemos tener dudas a la hora de ir al hospital, esperar puede ser mucho peor», advierte el doctor Luis Sancho, jefe del #Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Sur en Alcorcón (Madrid), que precisamente acaba de obtener el sello de Protocolo Seguro frente a la Covid-19 emitido por Applus+.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) alertó en pleno estado de alarma de que había patologías que podían agravarse si no se acudía al hospital y también ha constatado una caída importante de la cobertura vacunal de los pequeños por una menor asistencia a los servicios de Atención Primaria. «Con toda la prudencia que debemos tener en una situación como la actual, sigue habiendo determinadas causas para ir a Urgencias con los niños y que los atienda un profesional», explica este profesional.

Seguramente el signo de alarma al que más atención prestan los padres sea la fiebre. En este caso, el doctor Sancho destaca como preocupante cuando es muy elevada, que venga acompañada de malestar general o presencia de petequias (lesiones en la piel de coloración violácea que no desaparecen al separar los bordes de la piel que las rodea), se prolongue durante más de 72 horas sin causa aparente o no ceda con antitérmicos.

Otro problema al que deben prestar atención los padres es a cualquier tipo de dolor que presenten sus hijos, sobre todo si es intenso, inusual o continuo a nivel abdominal, (sobre todo si su localización es en la zona derecha y baja del abdomen), torácico, o de cabeza, y no mejora con analgésicos, apunta este especialista de Quirónsalud Sur.

Otros dolores agudos que deben preocuparnos son los de tipo testicular, los musculares y en menor medida los de oído o garganta, aunque en algunos casos pueden ser preocupantes para los padres.

Los cambios de coloración cutánea en los niños también deben suponer un motivo de alarma que deben ser valorados por el pediatra, tanto si presenta palidez extrema o aquellos casos de coloración azulada o violácea de labios, piel o camas de las uñas. De igual modo, apunta el doctor Sancho, «hay que estar atentos ante posibles erupciones en la piel tipo urticaria, con hinchazón de cara, labios, ojos o lengua, dado que pueden ser signo de alguna reacción alérgica, que también puede provocar dificultad respiratoria o para tragar, vómitos o respiración con sibilancias».

Otro motivo para acudir a Urgencias son los signos o síntomas neurológicos como las convulsiones, la disminución del nivel de conciencia, la dificultad brusca para hablar o la disminución de movilidad o sensibilidad de alguna parte del cuerpo.

En cuanto a los síntomas respiratorios, que han cobrado más protagonismo en esta pandemia de COVID-19, el pediatra de Quirónsalud pide no dejar pasar la dificultad para respirar o la sensación de falta de aire, así como la tos y a la expectoración con sangre.

Por otro lado, señala a los síntomas gastrointestinales, como los vómitos persistentes con escasa o nula ingesta, así como la diarrea importante o persistente o los vómitos con sangre, como posibles motivos para acudir a Urgencias con los niños.

Los signos y síntomas de deshidratación como mucosas secas, ojos hundidos, llanto sin lágrimas, pañal seco, sed excesiva y obnubilación son también motivos para acudir a Urgencias.

“Tampoco hay que dudar en caso de sufrir alguna herida o golpe que pueda preocupar, tanto si se produce dentro de casa, dado que en este confinamiento se han incrementado los accidentes domésticos, como si se produce durante los paseos”, apunta Sancho, que pide ser especialmente vigilante y acudir a urgencias ante heridas profundas, traumatismos en extremidades con dolor e incapacidad para mover la extremidad y/o deformidad que pueden hacer sospechar una fractura, traumatismos con lesiones en cabeza, cuello o columna, quemaduras extensas o en cara, manos, pies o área genital, y a mordeduras de animales o humanas.

Asimismo, ante una intoxicación accidental con medicamentos, cáusticos o tóxicos, debemos llamar al Servicio de Información Toxicológica (tf: 915 620 420) donde nos darán indicaciones de actuación inmediata, incluyendo la indicación de acudir o no a un servicio de Urgencias.