Del tomate a los dátiles o el lino: cómo luchar contra la retención de líquidos

Sentir hinchazón y el cuerpo pesado o inflamado provoca incomodidad, sobre todo ahora que se acerca el verano y llega el calor. Si al mirarte en el espejo aprecias zonas como las piernas, los brazos o incluso los párpados algo más hinchados de lo normal, puede que estés reteniendo líquidos.

¿Qué es exactamente la retención de líquidos? De manera natural, el cuerpo cuenta con mecanismos que tratan de mantener el agua en las zonas correspondientes y en un equilibrio correcto. Pero este tipo de mecanismos pueden verse alterados por diferentes causas y, al desequilibrarse, provocan los conocidos como edemas y, más comúnmente, la retención de líquidos.

Así, tal y como nos señala la dietista y nutricionista Karen Ayala, la retención de líquidos es “un aumento anormal del líquido intersticial”, que no es otro que el que rodea las células en los tejidos. Nos daremos cuenta de esta anomalía cuando veamos zonas como el abdomen, los párpados, las piernas y brazos o incluso los tobillos hinchados.

Otro método que señala Karen Ayala para detectar el edema es la presencia de fóvea: cuando presionamos la zona hinchada con firmeza y, al retirar el dedo, vemos que tarda unos segundo en volver a la posición inicial.

Las causas son muy variadas y, entre ellas, esta dietista localizada en Madrid enumera:.

Siempre que se perciba este tipo de hinchazón y retención hídrica deberá buscarse la razón, al tratarse de un desajuste corporal, y tratar de aliviarlo para salvar posibles molestias, aunque no es un fenómeno peligroso.

Solo será preocupante cuando los profesionales sanitarios aprecien un riesgo para el sistema circulatorio o respiratorio o cuando el exceso de líquido sea “una incomodidad que nos limite a la hora de continuar con nuestras actividades diarias”, apunta Karen.

Desde su formación y experiencia como nutricionista y dietista, Karen nos da una serie de claves, consejos y trucos para poder aliviar la retención de líquidos y ayudarnos, entre otros beneficios, a sentir el cuerpo más ligero y desinflamado:

En resumen, Karen apunta que para evitar esta molesta retención de líquidos, deberíamos llevar un estilo de vida saludable en lo que a alimentación y nutrición se refiere, beber la cantidad de agua suficiente y huir de la vida sendentaria. Con estas claves, ya no habrá nada que te impida disfrutar del verano.