¿Qué es el síndrome de Reiter? Causas, síntomas y tratamiento

La artritis reactiva se trata de una inflamación de las articulaciones y de las zonas de inserción de los tendones. «La artritis reactiva puede ir acompañada por inflamación de la conjuntiva (conjuntivitis) y de las membranas mucosas (tales como las de la boca y los genitales) y por una erupción característica. Esta forma de artritis reactiva antes se denominaba síndrome de Reiter», destacan en MSD Manual.

Esta enfermedad, que genera dolor e inflamación articular, aparece como una reacción a una infección originada en el tracto digestivo (gastrointestinal) o en los órganos genitales o urinarios (genitourinario). «En la mayoría de los casos, estas bacterias se encuentran en los genitales (Chlamydia trachomatis) o en el intestino (Campylobacter, Salmonella, Shigella y Yersinia)», indican en el American College of Rheumatology.

Por ello, tanto en hombres como en mujeres, puede generarse por la transmisión de bacterias durante las relaciones sexuales o a través de alimentos contaminados. Cualquier persona infectada por estas bacterias podría desarrollar la enfermedad, aunque hay factores de riesgo ya que se manifesta en mayor medida en hombres de 20 a 40 años y en aquellas personas con predisposición genética asociada al gen HLA-B27.

Cada persona cursa la enfermedad de una manera diferente y los síntomas pueden variar y ser leves o graves. La enfermedad puede provocar algunos de estos síntomas o todos ellos:

Suele afectar a «varias articulaciones al mismo tiempo, en especial las rodillas, las articulaciones de los dedos de los pies y las zonas en donde los tendones se insertan en los huesos, como los talones. Los tendones pueden estar inflamados y dolorosos. Cuando la enfermedad es grave suele cursar con dolor de espalda. Entre otros síntomas se incluyen febrícula, pérdida de peso y fatiga excesiva», explican en MSD Manual.

Es una enfermedad que, en algunos casos, puede resultar difícil de diagnosticar ya que los síntomas pueden no aparecer de forma simultanea y no existe en la actualidad ninguna cura. «En la mayoría de las personas, los síntomas iniciales de artritis reactiva desaparecen en 3 o 4 meses, pero hasta un 50% de los pacientes sufren inflamación articular recurrente u otros síntomas durante varios años», detalla MSD. De hecho, algunas personas afectadas por artritis reactiva llegan a una situación de invalidez permanentemente.

Existen tratamientos que alivian los síntomas y que tienen que ser evaluados por un equipo de profesionales sanitarios en función de cada persona. El tipo de tratamiento dependerá de la etapa de la enfermedad.

Para el dolor y la inflamación se utilizan medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). También se pueden inyectar corticoesteroides en las articulaciones o en los tendones gravemente inflamados para aliviar los síntomas.Por otro lado, los médicos pueden recetar antibióticos para tratar la infección bacteriana que provocó la enfermedad.