¿Cómo reducir la papada sin intervenciones quirúrgicas?

A la hora de tener una buena rutina de belleza, el cuidado de la piel es fundamental. De ello dependerá el porcentaje de maltrato que sufrirá nuestro rostro a lo largo del tiempo. Además de la hidratación para evitar posibles problemas dermatológicos, reafirmar es otro de los pilares que no se puede dejar pasar.

Una de las zonas donde se visibiliza más flacidez es la papada, puesto que pasamos miles de horas perdiendo elasticidad ya sea por mirar el móvil o estar en una mala posición. Por ello, el lifting de cuello es uno de los procedimientos quirúrgicos más demandados.

Actualmente, se puede evitar esa operación si se mantiene firme la piel con cosméticos tonificantes. Las mascarillas para la barbilla y cuello son el aliado perfecto para cumplir esa función, y aquí vas a encontrar una lista con las mejores.

En primer lugar, la fundadora de la famosa marca Huda Beauty, ha creado Wishful. Una firma para los cuidados de la piel entre los que incluye un exfoliante, una mascarilla hidratante y esta máscara reafirmante para la barbilla y la papada llamada Chin Lift Sculpting Sheet Mask, que puedes encontrar en Sephora.

Otra opción sería Lifting Collagen Mask de Magicstripes, que tiene como autora a la influencer, Natalie Franz. Una mascarilla específicamente desarrollada para tener la papada bajo control y que funciona en todos los tipos de piel.

En la página web de la marca viral coreana MiiN Cosmetics, se encuentra la mascarilla Melting Mask for Neck de Lovbod. Con su forma adaptable al cuello, reafirma calma e hidrata la zona en profundidad gracias al aloe vera y colágeno que contiene en su fórmula.

En Amazon, como habitualmente, hay una gran cantidad de posibilidades. Entre ellas, cabe destacar la Revitale Collagen And Q-10 Neck Mask. Recomendada por Dianina XL, una youtuber que tiene como mantra en su canal: “papada hidratada, papada feliz”.

Como última opción puedes utilizar una crema reafirmante y hacer todas las noches un masaje facial ascendente. Recuerda que, aunque no padezcas todavía esa caída de piel, puede que con el paso del tiempo aparezca. Por lo que es mejor actuar a tiempo y prevenir que curar.