¿Cómo debe ser el mejor repelente para mosquitos para evitar picaduras?

La presencia de los mosquitos y, en consecuencia, las picaduras que producen, aumentan con la llegada del verano y el buen tiempo. Una de las formas de evitar sus picaduras es utilizar repelentes. Sin embargo, no todos son igual de eficaces.

Por ello, se pueden seguir una serie de recomendaciones para elegir el repelente adecuado y, además, tener en cuenta una serie de consejos para usarlos correctamente.

En primer lugar, la Organización de Consumidores y Usuarios apunta a que, aunque los efectos de los repelentes están demostrados por muchos estudios, su eficacia depende del principio activo y su concentración.

Un estudio de la OCU realizado en el año 2016, trató de conocer la eficacia de los productos anti mosquitos midiendo el tiempo medio de protección frente a dos especies de mosquitos.

Este estudio concluyó que los mejores resultados se daban con los productos repelentes que llevan DEET (N,N-dietil-m-toluamida), seguidos de los que se basan en Icaridina, Citriodiol o PMD.

Por su parte, aquellos repelentes basados en IR 3535 (Butilacetilaminopropionato de etilo), y los aceites esenciales (geraniol, aceite de lavandin, lavanda…) son los menos eficaces, también son los menos tóxicos.

Para adquirir los productos repelentes de mosquitos, la OCU recomienda comprarlos en parafarmacia ya que, aunque suelen ser más caros, también son mejores. De todos modos, un mismo producto de la misma marca, varía su precio de un establecimiento a otro.

En primer lugar, hay que saber que las lociones repelentes que se aplican en la piel y se comercializan en forma de spray, barra o gel, no repelen a los mosquitos, sino que más bien los confunden. «Una vez que estos insectos han localizado a la persona y se acercan, los repelentes bloquean/saturan sus receptores olfativos haciendo al individuo prácticamente invisible», explica la OCU.

Para usarlos, hay que seguir correctamente las instrucciones macadas por el fabricante y solo aplicarlo en las zonas expuestas. Se recomienda aplicar el repelente cada 4 horas.

Hay que prestar especial atención en que no entre en contacto con los ojos. Así, para aplicarlo en la cara, primero es recomendable echarlo en las manos y luego aplicarlo con cuidado. Además, no se debe aplicar sobre la piel irritada o quemada.

En caso de echar el repelente después del protector solar, se recomienda esperar 30 minutos. Por último, nunca hay que aplicar repelente en las manos de los más pequeños, ya que podrían llevárselo a la boca o a los ojos.