Los españoles de entre 45 y 54 años son los que peor duermen y las mujeres descansan menos que los hombres

Dormir mal puede tener repercusiones muy graves para la salud a largo plazo, tanto física como emocional. Por eso, el descanso es un parámetro tan importante a la hora de evaluar el bienestar de los ciudadanos. Según datos del estudio WIN World Survey 2019 (WWS), que el Instituto DYM ha llevado a cabo en colaboración con WIN International, en España la calidad del sueño está empeorando, pues en apenas un año el porcentaje de españoles que aseguran dormir bien ha descendido siete puntos. A la pregunta ‘¿con qué frecuencia diría usted que duerme bien?’, el 65% en 2018 respondió que muy frecuentemente, cifra que descendió a un 58% a finales de 2019. Las que aseguran dormir mejor son los hombres, ya que, un 61,8% de ellos manifiestan descansar bien frecuentemente frente al 54,1% de las mujeres.

En cuanto a la edad, en este estudio se observa un aumento de la tendencia a dormir peor durante la mediana edad (entre los 45 y los 65), cuando manifiestan dormir bien con frecuencia entre el 52 y el 55% de los encuestados. También en esas edades se encuentra el mayor porcentaje de personas que reconocen no dormir bien nunca o casi nunca, un 15,6%. En el lado opuesto encontramos a los mayores de 65 (61,4%) y a los jóvenes de entre 10 y 24 años (60,5%).

A nivel global, según la misma encuesta realizada en más de cuarenta países, el sueño también ha empeorado respecto al estudio realizado un año antes. Mientras que en 2018 el 64% de los encuestados afirmaba dormir bien frecuentemente, un año más tarde, esta cifra baja hasta el 61%. También en el resto de países son las mujeres las que descansan peor, un 59% de ellas asegura dormir bien, frente al 63% de ellos.

La calidad del sueño también está relacionada con el nivel de estudios y en la encuesta se encuentran grandes diferencias entre las personas con estudios básicos, que son los que peor duermen, y las personas con estudios universitarios o masters, que afirman dormir más frecuente. De hecho, la tendencia es a dormir mejor según avanzamos en el nivel de estudios. De este modo, los encuestados sin estudios o estudios muy básicos aseguran dormir bien frecuentemente en un porcentaje del 55%, y nunca o casi nunca en un 22%. En el lado opuesto encontramos a las personas encuestadas con un master, que aseguran dormir bien muy frecuentemente en un 68% de los casos y nunca o casi nunca apenas un 10%. Entre las personas con estudios primarios, secundarios o universitarios, el porcentaje de personas que aseguran dormir bien regularmente oscila entre el 58 y el 63%.

Para recabar estos datos, se han realizado 29.575 encuestas en más de 40 países de todo el mundo. El objetivo es el de elaborar un amplio estudio, WIN Worldwide Survey, para analizar las creencias y opiniones sobre salud, hábitos de vida y consumo de alimentos a nivel global y arrojar luz sobre los comportamientos y hábitos de salud en todo el mundo.

En España, el encargado de recoger los datos ha sido DYM, que realizó 1.017 encuestas online durante el mes de noviembre de 2019.