«Que te despidan no es el final»: envía tu consulta a nuestra experta en coaching

Te han despedido. De un día para otro estás sin trabajo. El mundo se te cae encima. En plena crisis del coronavirus. Las cosas no pintan bien. Hablan de la segunda ola. ¿Qué vas a hacer? Te inundan oleadas emocionales de rabia y tristeza.

Te enfadas con la globalización, el gobierno de turno y el maldito virus. Y sabes, tienes toda la razón de enfadarte. Enfádate y, sobre todo, siente lo que tengas que sentir. Defiende tus derechos y negocia bien tu indemnización. Y una vez lo hayas hecho, dale carpetazo al asunto.

Quiero que por un momento sueltes toda la palabrería sobre lo que es y no es posible en estos momentos a nivel de trabajo. Te animo a suspender todas tus creencias sobre la economía, tu futuro profesional y lo que te depara la vida.

Ahora lee con atención: el despido que has recibido es una puerta. Y si te atreves a transitarla con la mente clara y el corazón abierto, te llevará a una vida más tuya, a una vida con más sentido.

Los seres humanos estamos hechos para lidiar con la dificultad, con el reto continuo. En la previsibilidad, en la monotonía nos anestesiamos, reduciendo trágicamente nuestro ancho de banda vital.

En cambio, las dificultades nos ponen de frente con nuestro verdadero poder, que en mi experiencia es mucho más del que creemos.

En ellas podemos afilar la cuchilla de nuestras capacidades, sacar fuerzas que no sabíamos que poseíamos y liberar nuestro potencial.

No nos engañemos, el papel de víctima nunca te sentó bien. Está en tus manos soltarlo y empezar a encarnar al protagonista que eres mientras tomas las riendas de tu vida. Al hacerlo, en palabras de Kavafis, “pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias”.

——————————

Si tienes dudas puedes escribir a Magda Barceló al correo consultoriocoaching@20minutos.es. Y puedes leer aquí todos los consultorios sobre Coaching