Tapones en el oído: cómo eliminarlos fácilmente y prevenir su aparición

La cera lubrica y limpia naturalmente nuestros oídos. Además, tiene un ciclo natural que hace que se desplace de forma lenta hasta el conducto auditivo externo. Pero, a veces por el uso de bastoncillos o por una tendencia natural se puede formar un tapón en el oído que puede ser recurrente.

Cuando se forma un tapón en el oído puede aparecer la sensación de que hay un cuerpo extraño, vértigo o pérdida de audición. Por eso, conviene ponerle solución lo antes posible, sobre todo, si es algo que sucede con relativa frecuencia. ¿Cómo se puede eliminar un tapón de forma fácil?

Esta es una manera de eliminar fácilmente un tapón en el oído que se usa en las consultas médicas. El procedimiento es sencillo. Solo se necesita una jeringa metálica que contenga agua templada. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) indica que la cánula deberá dirigirse «hacia el cuadrante posterosuperior del conducto».

La presión debe ser constante y la persona debe estar sentada. Sin embargo, el lavado por irrigación se aconseja hacerlo en el centro médico, ya que en caso de otitis no está recomendado. Es cierto que existen soluciones acuosas que se venden en el mercado que simulan un lavado por irrigación, pero estas no suelen ser del todo eficaces en determinadas ocasiones.

Los ceruminolíticos también permiten eliminar fácilmente un tapón en el oído, pues su función es ablandarlo, lubricar el conducto auditivo y permitir que este se pueda extraer de una manera sencilla. La Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL) hace referencia a los siguientes.

El aceite de almendras o el de oliva son capaces de ablandar el tapón de cera para que su extracción se produzca sin problemas. Para hacerlo bien, se puede empapar un algodón en este aceite y exprimirlo para que unas cuantas gotas caigan en el oído. La cabeza debe estar ladeada y se aconseja esperar unos minutos para que el aceite actúe en el tapón.

El agua oxigenada mezclada con agua tibia puede ayudar a ablandar y facilitar la extracción del tapón en el oído. Las gotas óticas cuya base sea el bicarbonato de sodio también son eficaces, como señala el servicio de Preevid de la Consejería de Salud de la Región de Murcia.

Pero, no siempre un tapón en el oído se puede eliminar con el uso de ceruminolíticos. Sin embargo, utilizar las gotas óticas con base de bicarbonato de sodio y, después, una solución acuosa que permita limpiar el conducto auditivo puede funcionar. Si esto no es suficiente, el lavado por irrigación es la mejor opción, pues el agua entra a presión y el tapón sale con facilidad.

Tanto si una persona tiende a formar tapones de cera como si desea mejorar la higiene de sus oídos, conviene advertir que los bastoncillos en ningún caso son una buena opción. Estos arrastran la cera hasta el interior y, con el tiempo, pueden provocar un tampón en el oído.

Lo mejor es aprovechar la ducha para lavar los oídos con cuidado y secarlos con una toalla o un trozo de tela. Después, deben utilizarse soluciones acuosas. Estas limpiarán por completo los oídos y facilitarán que la cera salga al exterior.

En el caso de que haya una tendencia a que se formen tapones de cera conviene hacer esto de forma frecuente y no esperar a que la cera se vaya acumulando. Podemos tomar medidas en casa o acudir al médico para que el problema se resuelva de inmediato.