¿Qué es la hipoxia muda que tienen algunos pacientes con coronavirus? Causas, síntomas y tratamiento

Los pacientes que se encuentran en la UCI, a veces, presentan signos de hipoxia. Esto quiere decir que el oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo comienza a disminuir hasta llegar a niveles peligrosos. Existen muchos tipos de hipoxia y entre ellos está la hipoxia muda.

La hipoxia muda, también conocida como silenciosa, se caracteriza porque está relacionada con el coronavirus. El hecho de que se utilice el adjetivo «muda» es porque no se ve venir. El oxígeno comienza a disminuir en la sangre, pero no causa disnea (dificultad respiratoria) en un principio.

Esto es un problema bastante grave, ya que cuando llega la disnea la situación del paciente empeora muy rápido. Por esta razón, conviene adelantarse e intentar detectar la hipoxia muda antes de que aparezca esa falta de aire que obligará a intubar al paciente de inmediato para salvar su vida.

El Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IISA) explica que «el virus entra en el organismo y empieza a eliminar oxígeno pero sin causar disnea». Esto provoca que el paciente se encuentre bien, mientras el coronavirus comienza a actuar silenciosamente sin crear alarma. Por eso se la denomina hipoxia muda.

¿Cuál es el nivel de oxígeno que puede alertar de que algo va mal? Según el Manual MSD, la hipoxia aparece cuando la saturación de oxígeno está por debajo del 90% o cerca de este porcentaje. El valor normal de saturación de oxígeno suele estar entre el 95% y el 100%.

La hipoxia muda no presenta síntomas aparentemente importantes en un principio. Sin embargo, el IISA recoge algunos que pueden pasar desapercibidos, por lo que se necesitarán pruebas concretas para detectar que los niveles de saturación de oxígeno en el organismo no son normales.

El cansancio generalizado sin motivo puede ser una señal de alerta. El oxígeno se está reduciendo de forma progresiva y esto provoca una fatiga que aumenta ante cualquier tipo de esfuerzo. Los pulmones empezarán a hacer, cada vez más, un trabajo mayor. Es un síntoma que se puede pasar por alto.

Si se le suma la tos a este cansancio, entonces, podemos empezar a sospechar de la posibilidad de que el paciente sufra hipoxia muda. No suelen aparecer otros síntomas que puedan indicar que tiene la Covid-19 y, mucho menos, que los niveles de saturación en sangre se están desplomando.

Cuando la hipoxia muda avanza, es posible que los pacientes comiencen a tener los labios de un ligero color azulado. Esta es una señal de alarma ante la que deben tomarse medidas para evitar que la situación empeore.

Si la hipoxia muda revela, mediante la prueba de saturación de oxígeno en sangre (gasometría arterial), que los niveles son muy bajos, entonces, es posible que el paciente requiera de una intubación inmediata. En el caso de que esto no sea así, la ventilación mediante presión positiva no invasiva puede ser suficiente.

Además, es posible que se le suministren a los pacientes medicamentos que les eleven la tensión si la tienen baja. En todo momento, los médicos deben estar pendientes del ritmo y de la frecuencia cardíaca.

Debido a que el coronavirus es un virus nuevo, la hipoxia muda era desconocida hasta el momento. Ante una sensación de cansancio persistente, algo de tos y malestar, realizar las pruebas pertinentes puede evitar que los niveles de oxígeno continúen cayendo de manera muy peligrosa.

Esperar a que aparezca la disnea para tomar medidas no es recomendable, ya que en cuanto surja la insuficiencia respiratoria la situación del paciente puede empeorar hasta llevarlo a la muerte. Por eso, conviene ir un paso por delante.