El Gobierno estudia ampliar el protocolo para testar con PCR a los contactos estrechos de los casos de Covid-19

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este miércoles que el Gobierno está estudiando junto a las Comunidades Autónomas ampliar el protocolo actual para la realización de pruebas PCR de diagnóstico del SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, a los contactos estrechos de los contagios confirmados.

«Ahora anuncio que probablemente vamos a ampliar las recomendaciones de hacer PCR también a los contactos estrechos», ha destacado el ministro en una entrevista este miércoles en TV3 recogida por 20minutos, en la que ha avanzado que cree que esta medida, que «es una recomendación del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades», saldrá adelante porque «tenemos capacidad en estos momentos» para llevar a cabo estas pruebas que ayudarían a detectar más casos asintomáticos, que en estos momentos suponen entre el 40 y el 45 por ciento de los nuevos diagnósticos. Sin embargo, ha precisado, esta medida «todavía no es un decisión firme«.

El ministro se ha manifestado así tras responder a una pregunta sobre si el Gobierno reaccionó tarde a la pandemia. «Nosotros tuvimos constancia de que había transmisión comunitaria el nueve de marzo y por tanto (en ese momento) se propone tomar medidas de distanciamiento social, pasar de la fase de contención a la de mitigación. Hoy sabemos que había un retraso de ocho-diez días en la notificación y por tanto en febrero ya habría pero eso lo sabemos hoy, igual que muchas otras cosas. Probablemente la última semana de febrero ya había contagios en nuestro país pero hasta el nueve de marzo no se notificó. Sobre el SARS-CoV-2 hay muchas cosas que todavía no se saben y nosotros seguimos todas las recomendaciones internacionales», ha defendido.

En este sentido, el ministro ha apelado a la responsabilidad individual para cumplir con las normas del decreto de la ‘nueva normalidad’ (distancia interpersonal de 1,5 metros, la higiene, la mascarilla y el lavado de manos) y ha advertido de que «si hay brotes que no se pueden controlar de forma adecuada, tendremos que volver a utilizar el estado de alarma». Si bien Salvador Illa no cree que se llegue a esa situación y ha confiado en la responsabilidad individual, al tiempo que ha recordado que los brotes detectados hasta el momento han sido controlados.

«Que habrá rebrotes ya lo sabemos, ya los estamos teniendo. Por eso, una de las condiciones de la desescalada ha sido desplegar las redes de vigilancia epidemiológica. En China por lo que sabemos han actuado con rapidez y contundencia«, ha continuado.

Illa ha agregado que «el Ministerio se está preparando previendo que va a haber una segunda oleada en el otoño y para evitarla«. Ello, ha dicho, incluye contar con provisiones de EPIs, de test y de productos de desinfección. El Ministerio, ha continuado, también se está creando una «reserva estratégica». «No nos cogerá como nos pilló al principio», ha asegurado.

Preguntado el ministro por la posibilidad de volver al confinamiento general de la población en caso de nuevas oleadas de contagios o si, en cambio, se apostará por confinar a ciertos sectores de la población únicamente, como por ejemplo las personas mayores, Illa ha respondido que «si hay rebrotes, habrá que ver cómo son. Es una posibilidad (confiar solo a las personas mayores) y apostamos por las actuaciones quirúrgicas. Eso no es tan sencillo de hacer. Veremos si es necesario el confinamiento, en qué condiciones y a quién le toca decretarlo. Solo (se realizará) si fuera indispensable. Creemos que si se mantienen las medidas de seguridad, no se darán las circunstancias de nuevo para confinar a toda la población».