Más de la mitad de los españoles lee las etiquetas de los alimentos

La alimentación es una de los principales pilares de un estilo de vida saludable, y el aumento en la preocupación por llevar una vida saludable conlleva la preocupación por lo que comemos. Esto se refleja en los datos del estudio WIN World Survey 2019 (WWS), que el Instituto DYM ha llevado a cabo en colaboración con WIN International, en el que el 52% de los españoles afirma leer la información nutricional de los productos alimentarios con frecuencia. Las mujeres lo hacen con más frecuencia que los hombres, un 55,1% frente al 48,2%.

Si tenemos en cuenta la edad de los encuestados, no observamos discrepancias significativas entre las distintas franjas edad, pues la diferencia entre los que aseguran leer más frecuentemente las etiquetas de los alimentos, el 54,6% de las personas entre 45 y 54 años- y los que menos -el 47,5% de las personas mayores de 65 años- es de menos de siete puntos. El resto de franjas de edad se mueven entre el 48,5% de los más jóvenes y el 53,5% de las personas con 25-34 años.

En cuanto a la preocupación por la información nutricional de los alimentos que se consumen, España está muy por encima de los países en los que se realizó la misma encuesta. Según la media global de los 40 países donde se realizó el estudio, un 43% de los encuestados asegura leer con frecuencia las etiquetas y la información nutricional de los alimentos que consume, nueve puntos por debajo de nuestro país, que se sitúa en el puesto número 10.

A nivel global, también son las mujeres las que leen las etiquetas nutricionales con mayor frecuencia, un 47% de ellas, mientras que los hombres lo hacen frecuentemente un 39% de los encuestados. Estos ocho puntos de diferencia son muy similares a los siete de España. En el caso de los hombres, además, el porcentaje de personas que asegura no leer nunca las etiquetas se aproxima bastante a las personas que lo hacen con frecuencia. En el caso de las mujeres, la diferencia es de 22 puntos, un 47 frente a un 25%.

Otro factor que se ha tenido en cuenta al hacer la encuesta ha sido el nivel educativo de los encuestados, donde se ponen de manifiesto grandes diferencias. La principal conclusión es que, a mayor nivel de estudios, mayor porcentaje de personas que aseguran leer las etiquetas de los alimentos. Y las diferencias son sustanciales, pues mientras las personas sin estudios afirman leer la información nutricional frecuentemente en un 29% de los casos y no leerla nuca o casi nunca en un 41%, entre las personas con un master este porcentaje asciende al 55%, y no la leen nunca solo el 21% de ellos. El resto de los encuestados se mueven entre el 32% de las personas con primaria, el 39% de secundaria y el 47% de los universitarios.

Esta encuesta sobre la frecuencia con la que los ciudadanos leer la información nutricional de las etiquetas de los alimentos se enmarcan dentro de un amplio estudio que WIN Worldwide Survey ha elaborado en más de 40 países realizando. Para realizar este estudio se han llevado a cabo 29.575 encuestas con el objetivo de analizar las creencias y opiniones sobre salud, hábitos de vida y consumo de alimentos a nivel global y arrojar luz sobre los comportamientos y hábitos de salud en todo el mundo.

En España, lo llevó a cabo DYM con 1.017 encuestas online durante el mes de noviembre de 2019.