¿Cómo se hace un masaje de drenaje linfático en el abdomen o en las piernas?

El drenaje linfático manual es una técnica de la masoterapia que se utiliza en la fisioterapia y su principal función es activar o mejorar la circulación del sistema linfático y que puede aportar beneficios en la salud del organismo.

En este sentido, una de las funciones del sistema linfático es la de «depurar todas las sustancias de desecho y de toxina que genera nuestro organismo», además de tener una función de protección, «ya que en cierto modo va a regular nuestro sistema inmunitario, evitando con ello que entren en nuestro cuerpo virus y bacterias», destacan desde el centro médico Clínica Fuensalud.

Este tipo de masaje trata de mejorar la reabsorción de los líquidos al activar el sistema linfático y, de esta manera, favorecer la eliminación de sustancias de desechos y reducir el edema o la hinchazón como consecuencia de la retención de líquidos. El drenaje linfático también se utiliza en el tratamiento de otros problemas relacionados como afecciones circulatoria, celulitis, piernas cansadas, varices o en procesos postoperatorios tras una cirugía, entre otras aplicaciones.

Los beneficios que ofrece el drenaje linfático son temporales y el paciente tiene que tener constancia en el tratamiento, además de combinarlo con otras técnicas como la presoterapia y mantener unos hábitos saludables. Algunos de sus efectos positivos en el organismo son los siguientes:

Este tipo de masaje es muy suave y no se tiene que ejercer una fuerte presión en el paciente ya que no debe experimentar ningún tipo de dolor. De esta manera, la técnica se basa en presionar suavemente la piel de la zona a tratar (piernas, brazos, abdomen…) sin ejercer fuerza. «Sólo se realiza una ligera presión sobre la zona y además esta presión siempre debe ir dirigida en dirección a los ganglios», indican en la Clínica Fuensalud.

El drenaje linfático manual se inicia con una estimulación de los ganglios linfáticos para poder trasladar la linfa hacia estas zonas con más facilidad. En el caso de las piernas, «siempre debemos empezar nuestro tratamiento abriendo o estimulando los ganglios que están situados en la ingle».

Los movimientos son suaves y con un ritmo constante y a cada zona del cuerpo se le puede aplicar una maniobra diferente para la realización del masaje que, según la Clínica Fuensalud, pueden ser:

Este tipo de masaje está indicado, según la clínica On Fisioterapia, para pacientes con linfedemas de origen oncológico, para personas con edemas producidos por problemas renales, embarazo o menstruación, para tratar las varices, la celulitis o las piernas cansadas, y para pacientes con fibromialgia. También estaría indicado en los siguientes casos:

El drenaje linfático manual también presenta contraindicaciones relativas en determinados casos y patologías en las que se puede realizar esta técnica pero con precaución. Sin embargo, existen algunas contraindicaciones absolutas en las que no se debe realizar porque podría empeorar la salud del paciente como: