Las ratas que se consumen en el sudeste asiático contienen múltiples coronavirus

Las ratas que se venden y consumen en mercados y restaurantes del sudeste asiático contienen numerosos coronavirus, según un estudio publicado en BioRxiv.

Las cepas detectadas no se corresponden con el actual SARS-CoV-2, pero la investigación alerta de que el riesgo de transmisión de este tipo de virus aumenta con la comercialización de animales salvajes para el consumo humano.

Los investigadores resaltan la importancia de su estudio destacando que en las últimas dos décadas la familia de los coronavirus ha demostrado ser una amenaza zoonótica -transmisible de animales a humanos- para la salud pública. Para ello, se han analizado numerosas muestras recogidas en la cadena de suministros de animales salvajes comercializados en Vietnam entre 2013 y 2014.

Los positivos en las ratas fueron aumentando a medida que iban progresando en la cadena de suministros, lo que significa que se van infectando en el proceso. Esta mezcla de virus y su aumento progresivo a lo largo del tiempo, hacen que este alimento no sea seguro para los consumidores.

Estos datos, aunque son preliminares, pueden extrapolarse a otros animales comercializados de esta forma, como por ejemplo los pangolines, que también son transportados vivos y almacenados en grandes cantidades. En Vietnam es habitual la crianza y el consumo de estos animales. Por ello, expertos en salud animal de este país que han participado en la investigación tratan de prohibir su comercialización.