¿Qué es y para qué se usa el Raloxifeno, el nuevo fármaco que combate los síntomas del coronavirus?

La ciencia sigue en su afán por encontarar remedios para tratar los síntomas que provoca el nuevo coronavirus. A la reciente buena noticia de la dexametasona, un medicamento que sirve para frenar el avance de la enfermedad en pacientes graves con coronavirus, se une ahora el hallazgo de otro fármaco para combatir los síntomas leves: el Raloxifeno. Según investigadores europeos, «podría servir como un tratamiento efectivo para pacientes positivos por COVID-19 con síntomas leves o asintomáticos», ha informado la Comisión Europea.

El Raloxifeno se clasifica como un modulador selectivo del receptor estrogénico, perteneciente a la familia de los benzotiofenos. Similar al tamoxifeno, produce unos efectos sobre los huesos y sobre el metabolismo de los lípidos análogos a los de los estrógenos, mientras que contraresta los efectos de los estrógenos sobre el tejido mamario.

Este medicamento se administra para prevenir o tratar la osteoporosis (reducción del tejido en los huesos), que es frecuente en mujeres que han alcannzado la menopausia, cuando el nivel de hormonas sexuales femeninas o estrógenos disminuye. Este fármaco permite reducir el riesgo de fracturas vertebrales, pero no es efectivo en el caso de las fracturas de cadera.

En esta primera fase de la investigación se ha podido comprobar que el fármaco «podría ser eficaz para bloquear la replicación del virus en las células«, deteniendo así el avance de la enfermedad sobre todo cuando esta se encuentra en una fase temprana. Los investigadores destacan la «alta tolerabilidad para el paciente, la seguridad y el perfil toxicológico altamente establecido» del compuesto.

Por lo general, se toma una vez al día, con o sin comida, y por vía oral. Como cualquier medicamento, es importante tomarlo todos los días y a la misma hora para obtener el máximo beneficio. Si se olvida tomar una dosis se desaconseja duplicar la dosis para compensar.

Esta fármaco solo se dispensa con receta médica está financiado por el Sistema Nacional de Salud (SNS). Normalmente se presenta en cajas de 28 comprimidos de 60 mg cada uno, recubiertos con película de color blanco.

Sí, como casi todos los medicamentos. El Raloxifeno puede provocar efectos secundarios, como bochornos (más comunes en los primeros 6 meses de terapia de raloxifeno), calambres en las piernas, hinchazón de manos, pies, tobillos o pantorrillas, sdolor en las articulaciones, sudoración o dificultad para dormirse, entre otros.

Antes de continuar con el proceso experimental, el proyecto debe recibir el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (AEM), que debe aprobar el nuevo «uso potencial» del compuesto. Una vez aprobado, el fármaco podría ponerse rápidamente a disposición de la ciudadanía en gran cantidad y a bajo coste, ayudando así a mitigar los efectos de las nuevas olas de infección.

El proyecto ha sido impulsado por el consorcio Exscalate4CoV, que cuenta con 18 socios y 15 miembros asociados, entre ellos el Centro Nacional de Supercomputación, situado en Barcelona, así como las instituciones homólogas de Alemania e Italia.