La forma en la que el coronavirus se contagia más fácil

En unos días en los que España y numerosos países de todo el mundo están eliminando restricciones y alcanzando su ‘nueva normalidad’ la percepción de relajamiento social va en aumento. Por este motivo, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos acaba de publicar una guía para recordar las vías de contagio del coronavirus más frecuentes y que pueden hacer que la Covid-19 se propague con mayor velocidad.

Lo primero que debemos tener claro es que el contacto cercano entre personas es la forma que el virus encontrará de propagarse a mayor velocidad. Esto ocurre siempre que no se respete la distancia mínima de seguridad de dos metros y a través de las gotitas que expulsamos al hablar, pero sobre todo al toser y estornudar.

Hay que olvidar que las personas que si uno no presenta síntomas no puede contagiar ya que este virus genera un importante porcentaje de asintomáticos que, aunque menos, tienen la capacidad de contagiar.

En el caso del coronavirus, su capacidad contagiosa es muy elevada, más que la gripe, y se agrava cuando se propaga de manera continuada, por lo que la posibilidad de contagio aumenta cuando una persona interactúa de forma sostenida con otra u otras y cuando esa interacción se alarga más en el tiempo.

La clave para evitar el contagio es mantener la citada distancia social, cubrirse con mascarilla y lavarse con mucha frecuencia las manos con agua y jabón, y en caso de no disponer de jabón usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

El contacto social cercano es la forma más fácil que encuentra este virus para atacarnos, pero existen otras como los objetos donde puede sobrevivir. Aunque no se contempla como una fuente de contagios principal, es cierto que el riesgo de tocar un objeto que tenga coronavirus en su superficie y luego llevar la mano a boca, nariz y ojos entraña riesgo.