Candidiasis masculina: cuáles son los síntomas más frecuentes de una infección genital por hongos

Aunque la candidiasis suela asociarse a las mujeres, en realidad, la candidiasis masculina también existe y es mucho más frecuente de lo que podemos pensar en un principio. Por eso, es necesario conocer cuáles son sus síntomas para iniciar un tratamiento lo antes posible que ponga fin a esta infección por hongos.

La candidiasis es una infección que la causa la bacteria Candida. Esta reside en varias partes húmedas del cuerpo, como «la boca, en el tracto digestivo y en la vagina», como indica el Manual Merck. Pero, a veces, por una mala higiene, zonas del cuerpo que se mantienen húmedas o un sistema inmune debilitado puede desarrollarse la candidiasis, es decir, una infección por hongos.

¿Cómo es posible que los hombres puedan sufrir candidiasis masculina? El pene no es una zona húmeda como la vagina, sin embargo, los penes sin circuncidar tienen muchas posibilidades de desarrollar candidiasis en algún momento. La higiene debe ser muy exhaustiva para evitar que la suciedad y la humedad se acumulen y esto derive en una infección de este tipo.

La candidiasis masculina, o candidiasis del pene, suele darse con más frecuencia en aquellos hombres que no están circuncidados. Sin embargo, tener diabetes también incrementa el riesgo. Esto es debido a que la bacteria Candida prolifera fácilmente si hay un exceso de glucosa en sangre.

Otro factor de riesgo de contraer la candidiasis masculina es tener una pareja que haya contraído candidiasis. Es muy contagiosa, por lo que conviene tomar las precauciones adecuadas en el caso de saber el diagnóstico, ya que los síntomas pueden ser muy molestos.

La Clínica Universidad de Navarra (CUN) afirma que «prácticamente, todos los hombres a lo largo de su vida la padecerán». Esto es muy importante tenerlo presente, pues los síntomas no son nada agradables. Aunque el Manual Merck indica que a veces esta infección es asintomática.

¿Qué puede experimentar un hombre que tiene candidiasis masculina? Pues lo habitual es una sensación de prurito y quemazón en la zona del pene. Estos síntomas evolucionarán e irán a peor, hasta que se acompañen de unas erupciones rojizas que terminen con la piel de la zona en carne viva.

El Manual Merck también llama la atención sobre una posible erupción dolorosa que puede aparecer en la cabeza del pene y que puede ser muy incómoda. No hay que esperar a que estos síntomas empeoren y tampoco se deben mantener relaciones sin precauciones aunque estos sean leves. Recordemos que la candidiasis es muy contagiosa.

Aunque estos síntomas pueden desaparecer solos, en la mayoría de los casos requieren de tratamiento con antifúngicos que pueden aplicarse con cremas o tomarse por vía oral. Protegerse durante las relaciones sexuales o evitar mantenerlas mientras se esté en tratamiento es fundamental para reducir las posibilidades de contagiarle la infección a la pareja.

A veces se confunde la candidiasis con una Infección de Transmisión Sexual (ITS) cuando no es así. Esta infección puede contraerse por las razones anteriormente expuestas que no tienen que ver con relaciones sexuales. Aunque sí es cierto que se puede contagiar por relacionarse con una persona contagiada, no sería correcto incluirla entre las ITS.

La candidiasis masculina es frecuente y tiene un tratamiento eficaz. Lo importante es que ante la aparición de los síntomas, aunque sean muy leves, se busque tratamiento médico. Así, se evitará que la infección evolucione y pueda causar úlceras que puedan ser difíciles de sanar.