Cómo quitar y poner el pañal del bebé

Cambiar el pañal de un bebé, sobre todo para madres y padres primerizos, puede resultar una tarea complicada, pero al ir adquiriendo práctica conseguirás hacerlo de forma rápida y sencilla. No obstante, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones como, por ejemplo, el uso de un cambiador. Disponer de este producto es muy aconsejable a la hora de cambiar pañales al ser más fácil de este modo y para evitar posibles dolores de espalda.

¿Qué se necesita para quitar y poner un pañal? Lo más importante es tener a mano los siguientes materiales para evitar dejarle solo en cualquier momento: pañal, recipiente con agua tibia y algodón o toallitas de limpieza (dependiendo de la sensibilidad de la piel del bebé), crema protectora o vaselina y un cambiador.

Una vez que hayas preparado todo el material necesario, el segundo paso es la limpieza tras quitar el pañal. Para retirarlo, despega las pestañas adhesivas y levanta las piernas del bebé por los tobillos.

Respecto a la limpieza, tal y como explican desde KidsHealth, este proceso se realiza con el paño húmedo, el algodón o las toallitas específicas para bebés. «Limpie suavemente al bebé de adelante hacia atrás. Tal vez tenga que levantar las piernas del bebé sujetándolo de los tobillos para poder limpiarlo por debajo. No olvide los pliegues de los muslos y las nalgas», señalan.

Este proceso no es recomendable hacerlo de atrás hacia delante, sobre todo en el caso de las niñas, ya que se pueden producir posibles infecciones en el tracto urinario. Después de haber terminado de limpiar al bebé, hay que proceder al secado con un paño limpio, aplicar la crema protectora y colocar el pañal limpio.

KidsHealth indica los pasos a seguir para poner un pañal en el caso de ser desechable: