¿Qué se considera un rebrote epidémico?

La esperada «nueva normalidad» ya ha entrado en vigor en toda España tras finalizar este domingo 21 de junio la última prórroga del estado de alarma decretado para hacer frente a la emergencia sanitaria del COVID-19 y frenar su propagación.

Aunque la situación sanitaria y epidemiológica actual se encuentra en mejor situación, el SARS-CoV-2 continúa presente y se deben seguir manteniendo las precauciones de seguridad e higiene para evitar posibles rebrotes de la enfermedad.

Los Gobiernos autonómicos son los que tienen que decidir qué medidas aplicar en materia de salud pública ante posibles riesgos de transmisión, sobre todo tras levantar las restricciones de movilidad entre comunidades y ante la llegada de turistas procedentes de otros países.

La posibilidad de que se produzcan nuevos focos de contagio en el país es real porque todavía no existe una vacuna para esta enfermedad. De esta manera, es posible que aparezcan rebrotes epidémicos, esto es, cuando se genera un número significativo de personas contagiadas por una enfermedad en una zona concreta.

En este sentido, se considera un brote epidémico cuando se produce de forma repentina el contagio de un número de personas en un lugar concreto y en un momento específico. Una epidemia se produce cuando este contagio alcanza un número considerable de personas en un periodo de tiempo relativamente corto y afecta a una zona geográfica, como puede ser la gripe en España. En el caso de la pandemia, el brote afecta a más de un país o continente e incluso se vuelve mundial y, además, la transmisión es comunitaria, como ha sucedido con el nuevo brote del SARS-CoV-2.

En España se han detectado nuevos focos en algunas zonas de Aragón, Galicia, País Vasco, Murcia y Fuerteventura y ha aumentado la preocupación ante posibles rebrotes de coronavirus.

De hecho, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comunicado este lunes que la Consejería de Sanidad de Aragón ha decretado unas medidas por las que tres comarcas de Huesca (Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera) retrocederán a la fase 2 del plan de desescalada por la aparición de varios brotes en los últimos días.

El ministro de Sanidad ha señalado en declaraciones a la Cadena Ser que se ha detectado de forma precoz y se ha actuado con «mucha contundencia». También ha destacado que el resto de brotes activos en España, 11 en total, están controlados.

Una de las medidas más importantes para reducir el riesgo de transmisión es aislar los posibles focos de contagio mediante la detección precoz. Otro aspecto que preocupa a las autoridades es controlar los casos importados. De hecho, el Servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud de la región de Murcia también ha detectado un brote de SARS-CoV-2 importado desde Bolivia que afecta hasta el momento a 13 personas en Murcia y Cartagena, tal y como han informado fuentes sanitarias a Europa Press.

Resulta fundamental recordar que el riesgo de contagio sigue latente y mantener las medidas de higiene y prevención para evitar nuevos brotes. La responsabilidad individual es clave en esta nueva etapa de «nueva normalidad» ante la posibilidad de una nueva ola del virus.

Así, el Ministerio de Sanidad ha recordado a toda la población la importancia de mantener la distancia física de seguridad, lavarse las manos de forma regular y utilizar mascarilla como métodos de prevención.

Por otra parte, el Ministerio de Sanidad ha actualizado, a fecha de 16 de junio, el documento con orientaciones técnicas para la estrategia de detección precoz, vigilancia y control del COVID-19. Puedes consultar el documento completo en este enlace.

Este informe destaca que la detección precoz de todos los casos que puedan ser compatibles es clave para controlar la transmisión y evitar posibles rebrotes epidémicos. De esta manera, desde las comunidades se debe garantizar este diagnóstico y reforzar los centros de salud para el manejo y seguimiento de los casos confirmados y de contacto estrecho.