Cómo elegir el mejor protector solar para bebé

A veces, elegir entre toda la gama de protectores solares y cremas que se pueden encontrar en el mercado puede resultar difícil, sobre todo, cuando se trata de proteger la piel más delicada de niños y bebés.

Por eso es necesario fijarse en una serie de indicaciones y seguir unas recomendaciones para tratar de escoger el mejor protector solar para los pequeños de la casa.

Para elegir un buen protector solar, lo primero que hay que hacer es fijarse en la etiqueta y tener en cuenta tres cosas principalmente, tal y como señala la organización KidsHealth:

En cuanto al formato, puede ser de varios tipos, por ejemplo, de spray, crema, gel… Los protectores solares de spray no se recomiendan, ya que es difícil saber si se ha echado la cantidad adecuada, además de que los niños pueden inhalar el protector y algunos son inflamables.

Además, desde esta organización recomiendan no utilizar protectores solares que contengan PABA, ya que pueden causar alergia en la piel. Para la piel sensible, es recomendable buscar productos cuyo ingrediente activo sea el dióxido de titanio.

También se recuerda que los bebés menores de 6 meses no se deben exponer al sol directamente, por lo que es aconsejable vestir al bebé con ropa ligera que cubra brazos y piernas y usar una pequeña cantidad de protector solar en las partes del cuerpo del bebé que se expongan al sol, como las manos y la cara.

Desde la OCU también hacen una serie de indicaciones sobre los protectores solares, incidiendo en que la piel de los niños es muy sensible, lo que obliga a extremar las precauciones.

Así, hacen hincapié en la importancia del Factor de Protección Solar (SPF), lo cual indica el grado de protección frente a los rayos UVB:

Por lo tanto, en el caso de los niños y bebés hay que recurrir a productos con protección solar alta o muy alta, para garantizar que están protegidos y porque la piel tiene memoria. En ocasiones, las graves lesiones cutáneas, como el cáncer de piel, pueden tener origen en una inadecuada protección frente a la exposición solar durante la infancia.

Por último, es necesario que estos productos sean de alta protección, pero también que sean seguros e hipoalergénicos para la piel de los bebés. En el mercado hay gamas específicas de protección solar que no llevan perfumes, alcohol y otras sustancias, por lo que son los indicados para proporcionar una protección muy alta a la vez que una buena tolerancia por parte de la piel del bebé.

Además de elegir y utilizar para los bebés un protector de sol adecuado, hay que tener en cuenta otra serie de recomendaciones, ya que estos tienen una piel muy sensible. Desde Satisfarma, con más de 40 años de experiencia en el sector de la farmacia, aconsejan: