Rebrotes, pandemias, impuestos

Los rebrotes estaban cantados. Ni el virus se ha atenuado, como sostiene un rumor persistente que se propaga como fuego por la paja, ni mucho menos ha desaparecido. Le hemos yugulado las cadenas de transmisión porque nos hemos encerrado en casa, pero el SARS-CoV-2 sigue entre nosotros esperando su …