¿Qué cantidad de agua deberías beber al día?

El agua es esencial para nuestra salud y es el componente principal del organismo clave para mantener y regular las funciones físicas y cognitivas, la temperatura corporal, la densidad de la sangre, la humedad en la piel, eliminar los desechos, ayudar a amortiguar las articulaciones y tejidos sensibles y prevenir la deshidratación, entre otras funciones.

La ingesta diaria aproximada es de 2,5 litros, aunque esto depende de factores como la edad, el sexo, la altura, el peso, el nivel de actividad física, la temperatura y el clima, según señalan desde el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC, por sus siglas en inglés).

En este sentido, el agua representa cerca del 75% del peso corporal de un recién nacido, del 60% en hombres adultos y del 50 al 55% en mujeres, según los datos recogidos por el EUFIC del Centro Común de Investigación (CCI) de la Comisión Europea.

El agua se almacena en la sangre y en las células del organismo y se obtiene, principalmente, a través de la ingesta de líquidos (80%) y del consumo de alimentos (20%). Sin embargo, el cuerpo pierde agua de forma constante a través de la sudoración, de la orina, de las heces o de la respiración. Por eso es importante mantener una hidratación adecuada.

Una de las formas más evidentes con la que nuestro organismo nos avisa para saber si debemos beber agua es la sed. «En nuestro cerebro, los receptores miden la consistencia de la sangre y reaccionan si esta se diluye. Como resultado, una hormona llamada vasopresina se libera en nuestro sistema. La vasopresina se asegura de que mantengamos más agua en nuestro cuerpo, al retener agua en nuestros riñones y encender la sensación de sed», recoge el EUFIC.

Otra forma de conocer el estado de hidratación es comprobar el color de la orina. «Amarillo claro significa que estás hidratado, pero si se vuelve amarillo oscuro estás deshidratado». Algunos de los síntomas que pueden aparecer cuando perdemos agua y entramos en un estado de deshidratación son: sequedad en la boca y en la piel, cansancio, orina de color más oscuro, dolor de cabeza, pérdida de concentración o calambres musculares.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) la ingesta total de agua saludable diaria, según los diferentes grupos de edad y el sexo, es la siguiente: