¿Qué caracteriza a las pieles mixtas? Rutinas caseras para equilibrar el rostro

La piel mixta es una combinación de las pieles secas y grasas por lo que presenta características identificativas de cada una. Normalmente, se puede manifestar una zona más grasienta en torno a la frente, nariz y barbilla (denominada como zona T), mientras que otras áreas del rostro como las mejillas son más secas.

La zona T se puede apreciar fácilmente ya que se trata de una acumulación excesiva de sebo que se caracteriza por un aspecto brillante y por la aparición de puntos negros o espinillas.

Es esencial establecer una rutina de cuidados y buscar un equilibrio, sobre todo si se trata de pieles sensibles. ¿Qué necesita la piel mixta? Los productos indicados tienen que contener «agua, aceite mineral, propilenglicol y pequeñas cantidades de vaselina o lanolina», según la Academia Española de Dermatología y Venereología.

La hidratación es fundamental para evitar reestablecer el equilibrio natural de la piel y protegerla de factores ambientales externos. Por eso, hay que realizar una rutina diaria de cuidado con una crema hidratante específica para pieles mixtas y jabón neutro para el lavado.

Durante el verano, la producción excesiva de grasa de las glándulas sebáceas se incrementa y por eso aparece más brillo en la zona T del rostro. En este sentido, «debes aplicar una crema más ligera que la que utilices en invierno que debería ser más nutritiva«, destacan en Nivea. Además, tiene que contar con un factor de protección solar para proteger la piel de la radiación ultravioleta.

Otra de las rutinas diarias para el cuidado de la piel es la limpieza facial, al menos, dos veces. Una al levantarnos antes de aplicar algún tipo de maquillaje y otra antes de irnos a dormir.

Además, por la noche se recomienda aplicar un tónico o gel para purificar los poros de la piel. Por último, hay que realizar una exfoliación suave una o dos veces a la semana para retirar todo tipo de impurezas.