Seis marcadores de salud que debes revisar tras el confinamiento

El confinamiento por la COVID-19 supuso una serie de cambios en el ritmo de vida importantes. La falta de interacción social, el malestar debido a la distancia social en lugares públicos, la restricción de la movilidad y los desajustes en cuanto a la dieta han podido repercutir negativamente en la salud. Por eso, hay seis marcadores que todas las personas deberían revisar.

¿Cuáles son estos seis marcadores de salud? Para esto, nos basaremos en los que han aconsejado el equipo de médicos de Melio y que permitirán saber si todo está bien. Ya que puede que el colesterol esté por encima de los niveles recomendados o que exista un déficit de vitamina D.

El estudio lipídico es uno de los marcadores de salud que permite comprobar cómo están los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Por eso, este marcador se debe completar con las apolipoproteínas A y B. De esta manera, los resultados serán mucho más completos. La Fundación Española del Corazón que los niveles de colesterol no deberían superar los 200 mg/dl.

El sedentarismo, comer alimentos ricos en azúcar y abusar del consumo del tabaco y del alcohol pueden afectar a los niveles de glucosa en sangre. Por lo tanto, un estudio glucémico es otro de los marcadores de salud que permitirá comprobar cómo está el control del metabolismo de la glucemia. Esto es importante pues la diabetes tipo 2 es la forma más común.

El confinamiento ha provocado que la exposición a la luz solar haya sido escasa, por lo tanto, puede que haya un déficit de vitamina D esencial para la absorción del calcio y fósforo en los huesos. Comprobar cómo están sus niveles permitirá saber si es necesaria utilizar suplementos o mejorar la dieta incluyendo más lácteos, yemas de huevo, hígado o pescados como el bacalao o el salmón.

Los niveles de magnesio también son otro de los marcadores de salud que no se deben pasar por alto. Este mineral es importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para los músculos. Durante el confinamiento sus niveles pueden haber sido más bajos debido a un menor consumo de alimentos frescos. Por lo tanto, conviene comprobar cómo se encuentran para tomar medidas.

Estas dos vitaminas son importantes para la formación de glóbulos rojos y el adecuado funcionamiento del sistema nervioso central. Al igual que en el caso anterior, la falta de alimentos frescos puede ocasionar que sus niveles estén más bajos. Introducir más carne, queso, leche o mariscos en la dieta es importante. El ácido fólico es indispensable para las mujeres embarazadas.

El último de los marcadores de salud que deben revisarse tras el confinamiento es el calcio. Unos niveles bajos pueden provocar fatiga, ansiedad e incluso irritabilidad. Por lo tanto, se aconseja introducir alimentos ricos en calcio en el caso de que los marcadores indiquen que sus niveles no son los adecuados.

El confinamiento ha podido impactar en nosotros de una forma más grave de lo que en un principio pueda parecer. Por esta razón, conviene revisar estos marcadores de salud para introducir cambios y hábitos saludables. Cuidar de nuestra salud es esencial y no hacerlo puede tener consecuencias a largo plazo que podemos prevenir desde hoy mismo.