Cebolla, limón, jengibre y otros tipos de broncodilatadores naturales

Los broncodilatadores constituyen un fármaco o medicamento que, mediante inhalación, hacen que se abran las vías respiratorias, tratando así algunos problemas respiratorios comunes como, por ejemplo, el asma.

Estos broncodilatadores (los más usados son los agonistas beta2 adrenérgicos y los anticolinérgicos), son tratamientos que receta el médico según el paciente y la patología que tenga, por lo que es fundamental consultar con un especialista y hacer caso de sus indicaciones en caso de tener problemas respiratorios.

Sin embargo, en muchas ocasiones, por problemas de salud puntuales como puede ser un constipado u otra infección vírica o bacteriana, así como las personas que llevan muchos años fumando o las personas con alergia, pueden presentar problemas para respirar.

Para estos casos puntuales que no revisten gravedad, se puede optar por usar algunos productos naturales que ayudan a abrir las vías respiratorias y actúan como broncodilatadores naturales, lo que contribuye a respirar mejor.

Uno de los broncodilatadores naturales más conocidos es la cebolla, que contiene sustancias que ayudan a relajar los bronquios y a mejorar la entrada del aire. Lo mismo sucede con el jengibre, otro producto que actúa como broncodilatador y ayuda a respirar mejor. El jugo de limón, mezclado con agua, ayuda a mejorar la respiración, ya que acaba con la mucosidad que se acumula en los bronquios.

Otro remedio natural por excelencia para el asma y los problemas respiratorios es, sin duda, el ajo. Este posee propiedades antiinflamatorias que ayudan a rebajar la inflamación en las vías respiratorias.

Además de estos productos, también se pueden elaborar preparados, como el que propone Mejor con Salud: una infusión con jengibre, eucalipto y limón. Para ello, es necesario hervir un vaso de agua, al que se añade 3 gramos de jengibre rallado, 4 hojas de eucalipto y una cucharada de miel. Después de cocer durante 20 minutos, se añade una cucharada de jugo de limón y se bebe el preparado para descongestionar los bronquios.

También, mezclar cebolla, eucalipto y miel es una buena opción para mejorar el funcionamiento de las vías respiratorias. Basta con hervir agua, añadiendo trozos de cebolla, unas hojas de eucalipto y unas cucharadas de miel. Después, basta con hacer inhalaciones del vapor que desprende la olla.