Arena de la playa en el ojo de un niño: ¿cómo se quita?

Ir a la playa con los niños es genial y aunque ya estamos en septiembre las buenas temperaturas todavía invitan a disfrutar del mar. Sin embargo, debemos tener especial cuidado con la arena de la playa. Cuando los niños juegan con ella se les puede introducir en los ojos y provocar graves molestias.

Desde el Colegio Oficial de Ópticos -Optometristas (CNOO) indican que en verano aumentan un 20% las irritaciones en los ojos debido al agua de mar y la arena de playa. Por esta razón, cuando a los niños les ocurre esto ¿qué es lo que debemos hacer? Estos son algunas buenas prácticas que debemos tener en cuenta.

Los ojos afectados de los niños nunca se deben frotar. De hecho, si se les acaba de meter arena en los ojos hay que decirles que eviten frotárselos. Esto solo causará una mayor irritación, es más, incluso pueden dañar la córnea sin darse cuenta. Por lo tanto, lo mejor es que parpadeen.

Las lágrimas que se producirán debido a ese cuerpo extraño en los ojos, así como el parpadeo, lograrán lubricar la zona e ir limpiándola de la arena de la playa. No obstante, dependiendo de la cantidad esto puede ser muy molesto y causar mucha picazón. Por eso, adoptar otras soluciones.

Algo que sí se puede hacer para quitar la arena de la playa de los ojos de un niño es utilizar agua estéril y un papel limpio. Al parpadear lo normal es que la arena termine acumulándose en alguna parte del ojo. Por ejemplo, en la glándula lacrimal o en la esquina de un párpado.

Lo adecuado es revisar los ojos pidiéndole al niño que mire hacia arriba, abajo, derecha e izquierda. Eso sí, conviene que las manos estén limpias para prevenir cualquier infección al tratar los ojos. Lavarlas con agua y jabón es lo mejor. Una vez sepamos dónde está la arena podemos utilizar el papel con cuidado.

El papel ayudará a retirar la arena acumulada en aquellas partes del ojo que hayamos visto sin problemas. Debemos hacerlo con mucho cuidado para no causarles ningún daño a los niños. El ojo es una parte muy delicada y recordemos que estará ya irritado por la arena.

Este es un consejo que comparte Promofarma y que, sin duda, también puede venir muy bien para quitar la arena de la playa del ojo de un niño. Se trata de sumergir el ojo, o los ojos, en agua. Esta siempre debe ser estéril y es una buena forma de limpiar los ojos cuando no somos capaces de identificar dónde está la arena o cómo retirarla sin hacerles daño a los más pequeños.

Aunque esto puede surtir efecto, es posible que los niños se continúen quejando de que en sus ojos hay algo. Esto puede ser parte de la irritación que puede dejar la arena de la playa. Para asegurarnos de que no hay ningún problema, lo mejor es acudir a un especialista. Él verá si todavía hay arena en los ojos de los niños o si es la irritación la que le está causando las molestias.