Pautas de Enfermería para que la vuelta al cole de los niños sea segura

La comunidad educativa, los profesores, alumnos, padres y madres han tenido que adaptarse a la nueva situación generada por la emergencia sanitaria del coronavirus y la vuelta al cole, tras seis meses sin acudir a las aulas, está generando una enorme preocupación ante el aumento diario de nuevos contagios.

El Ministerio de Sanidad notificaba este jueves un total de 8.959 nuevos positivos por coronavirus, por lo que lograr una vuelta segura al colegio es clave para contener la transmisión.

El Consejo General de Enfermería (CGE) recalca la necesidad de «extremar todas las precauciones en los centros educativos y que no se conviertan en un nuevo foco de contagio», a través del «control que realizan las enfermeras escolares, figuras clave en los colegios», asegura en un comunicado el presidente del CGE, Florentino Pérez Raya.

Por esta razón, la Organización Colegial de Enfermería y las enfermeras escolares de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE) y la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar (ACEESE) ofrecen una serie de pautas para que el regreso a las aulas se realice con todas las medidas de seguridad convenientes para evitar nuevos brotes.

Los profesionales recuerdan que a la entrada y salida de los centros educativos se tiene que tomar la temperatura, así como señalizar circuitos de tránsito para evitar aglomeraciones. Por otro lado, los alumnos o alumnas que acudan en autobús escolar tienen que sentarse siempre en el mismo sitio y llevar la mascarilla de forma obligatoria a partir de los seis años, siendo recomendable para menores entre tres y cinco años.

Cada edad presenta características propias y existen situaciones particulares, como en las escuelas infantiles o en los centros de educación especial, que son vitales contemplar. «La población infantil presenta determinadas características, como la imposibilidad de controlar la emisión de secreciones o de adoptar medidas de higiene personal que pueden facilitar el contagio», destaca el plan estratégico elaborado por profesionales de enfermería escolar. En el caso de los adolescentes, «nos encontramos con unas características inherentes a su proceso madurativo que les hacen un grupo de especial vigilancia».

De esta manera, se tiene que garantizar la distancia física entre mesas, la higiene de manos y el uso de mascarillas, además de implementar medidas de prevención como la ventilación frecuente de aulas, baños y zonas comunes, extremar la limpieza y desinfección, facilitar gel hidroalcohólico en las aulas y evitar que se comparta material entre el alumnado.

Además, los profesionales aconsejan la habilitación de una sala específica para posibles casos de Covid-19 y el aislamiento hasta que la enfermera escolar realice una valoración de riesgo y se ponga en contacto con los familiares y servicios sanitarios.

Por otra parte, el personal de Enfermería aconseja que en las clases especiales, como educación física o música, se adecue el número de alumnos al espacio disponible y se potencien las zonas al aire libre, si fuera posible. En las áreas comunes, como los patios de recreo, una de las recomendaciones principales es adaptar el horario y la duración para evitar masificaciones, así como reducir el uso de parques infantiles y utilizar únicamente las fuentes de agua para rellenar la botella.

¿Y en espacios como el comedor? Asignar puestos fijos, servir la comida de forma individual, dejar dos sillas libres entre niños y mantener una correcta ventilación son pautas esenciales.

En el caso de las escuelas infantiles, los principales consejos son los siguientes: .

Por otra parte, el profesional de Enfermería también subraya algunas pautas imprescindibles que se deben llevar a cabo en los centros de educación especial: