Normativa de mascarillas quirúrgicas: ¿qué debo mirar en el etiquetado? ¿Cuánto duran?

Las mascarillas se han convertido en un producto de primera necesidad, sobre todo, desde que se impusiera como obligatoria la medida de llevarla en todos los espacios públicos desde el pasado mes de mayo.

De este modo, todas las personas mayores de 6 años, salvo algunas excepciones, deben llevar mascarilla, preferentemente higiénica o quirúrgica, en todos los espacios públicos.

Aunque su uso ya se está normalizando entre la población, siguen surgiendo algunas dudas a la hora de comprar las mascarillas y de utilizarlas: ¿cuáles hay que comprar? ¿En qué hay que fijarse?

Las mascarillas quirúrgicas son las recomendadas para la población en general y, en particular, para las personas sintomáticas o asintomáticas positivas, tal y como marca la guía elaborada por el Ministerio de Consumo.

La especificación de la UNE de las mascarillas quirúrgicas es UNE-EN 14683:2019+AC:2019. Según este documento de la UNE, las mascarillas quirúrgicas, además de servir para limitar la transmisión de agentes infecciosos desde los profesionales a los pacientes en el entorno médico, también pueden servir para reducir la emisión de agentes infecciosos desde un portador asintomático o un paciente con síntomas.

Así, las mascarillas quirúrgicas son las que se suelen utilizar en los ambientes clínicos y están diseñadas para filtrar el aire exhalado con el objetivo de proteger a quienes están a su alrededor, evitando la dispersión vírica al estornudar, toser o hablar.

La durabilidad de estas mascarillas depende del fabricante, por lo que conviene consultar las instrucciones. Además, en caso de notar la mascarilla húmeda, sucia o se deteriore por algún motivo, hay que cambiarla. La recomendación general es que no hay que usar estas mascarillas durante más de 4 horas.