Cómo calcular científicamente la edad ‘humana’ de los perros

Tanto si tienes perro como si no, seguro que has oído hablar de la regla de los siete años para calcular la edad equivalente humana de un perro, es decir, que un perro de un año equivale a 7 humanos, un perro de dos años 14… y un perro de 11, 77, una edad que, al igual que ocurre con los humanos, ya se le consideraría casi un anciano.

Sin embargo, esta regla, además de que no tiene ninguna base científica, claramente no funciona, pues, por ejemplo, mientras que un perro de un año ya ha alcanzado la madurez sexual y puede reproducirse, un niño de siete está todavía en la más tierna infancia. Además, hoy fácilmente vemos perros de 14 o 15 años, lo que significaría que sería igualmente fácil encontrar personas centenarias, cuando no es así.

Una versión más ‘refinada’ de esta regla sugiere que cada uno de los primeros dos años del perro corresponde a 12 años humanos, mientras que todos los años posteriores equivaldrían a cuatro, pero tampoco se corresponde mucho con la realidad.

Para dar una respuesta con base científica a esta pregunta, un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) se puso manos a la obra y, basándose en investigaciones sobre envejecimiento, ideó una nueva y más compleja y precisa fórmula el año pasado.

Para elaborarla, se tuvo en cuenta la epigenética, es decir, las modificaciones químicas que sufre el ADN de una persona -y también en los perros- a lo largo de la vida y que crean lo que se conoce como reloj epigenético. Además, se tuvieron en cuenta enfermedades y dolencias que aparecen con el envejecimiento tanto en las personas como en los canes, el estilo de vida y que ambos conviven en los mismos entornos y reciben tratamientos médicos similares.

Los investigadores compararon los cambios en el ADN de los humanos y los de una especie en concreto -el labrador retriever- y tuvieron en cuenta que, razas aparte, los perros alcanzan la pubertad a los 10 meses, que mueren, mayoritariamente, antes de los 20 años y que, biológicamente, el primer año de un perro equivale a 31 humanos. Así, la fórmula que surgió es la siguiente:

edad humana equivalente = 16 x ln (edad cronológica del perro) + 31

‘ln’ es un logaritmo neperiano y para calcularlo no hay más que apretar la tecla ‘ln’ que aparece en cualquier calculadora científica. Incluso aparece en la calculadora de los móviles, pero en lugar de mantener el móvil en posición vertical, tendrás que girarlo, ponerlo en horizontal y aparecerán las mismas teclas que en una calculadora científica.

Si el proceso te da pereza, siempre puedes hacer clic en el artículo original de la revista Science, donde se incluye una calculadora donde solo tienes que introducir la edad del perro en cuestión.

Si quieres ahorrarte el paso, ya lo hemos hecho nosotros, así que, teniendo en cuenta esta fórmula, el equivalente en años humanos de los de los perros quería así:

Otro atajo sería, partiendo de que el primer año del perro equivale a 31 humanos, sumar 11 cada vez que la edad del perro se duplique. Es decir, que un perro de 2 años equivaldría a 42, uno de cuatro a 53, uno de ocho a 64… Aunque es menos precisa.

Aun así, la fórmula sería muy general, pues el envejecimiento de los perros depende también de la raza.