Desarrollan un casco que protege del coronavirus, pero permite rascarse y colocarse las gafas

Tres estudiantes vietnamitas han desarrollado un caso que mantiene el aire limpio de coronavirus en su interior, pero permite al usuario rascarse o colocarse las gafas, si así lo desea.

Para conseguirlo, sus creadores han incorporado un guante de plástico que deja meter la mano en el interior mientras mantiene el casco totalmente sellado, lo que permite que quien lo usa pueda colocarse las gafas. Una función similar a la que incorpora en la parte superior de la cabeza, con unos agujeros que permiten rascarse.

Con el objetivo de compaginar la seguridad de los equipos de protección con algo más de comodidad, lleva incluso un tubo conectado a un compartimento para poder ingerir algún tipo de refrigerio o alimento.

La única pega de este invento es lo aparatoso que resulta, ya que, debido a su gran tamaño, es más incomodo que las máscaras de los trajes EPI.

No obstante, la idea ya ha gustado a una de las mayores empresas del país, que ha llegado a un acuerdo con los estudiantes para producir en masa la versión final del casco.