Los anticuerpos en pacientes de COVID-19 se debilitan significativamente un mes después del alta

La actividad neutralizante de los anticuerpos en pacientes que se han recuperado de COVID-19 no es, por lo general, muy fuerte y se debilita significativamente dentro del mes siguiente a haber recibido el alta del hospital, según un estudio que publica este jueves la revista PLoS Pathogens.

El análisis integral de las respuestas de anticuerpos en la infección con coronavirus podría guiar el desarrollo de una vacuna efectiva, han escrito Chao Wu y Rui Huang, de la Facultad de Medicina de Nanjing, en China.

«Existe una necesidad urgente de tratamientos efectivos y una vacuna preventiva para contener esta pandemia global devastadora, lo cual requiere una comprensión integral de las respuestas humorales al virus SARS-CoV-2 en el curso de la enfermedad y la fase de convalecencia de los pacientes de COVID-19″, señala el artículo.

Aunque los científicos han ido obteniendo información sobre el desarrollo de la respuesta de anticuerpos al virus que causa la enfermedad, este proceso «sigue siendo elusivo», apuntan los expertos.

«La comprensión de las respuestas de adaptación por las cuales el cuerpo hace los anticuerpos que enlazan específicamente con el virus en los pacientes de COVID-19 proporciona una información fundamental para el desarrollo del tratamiento efectivo y la vacuna de prevención», según el artículo.

Chao, Rui y sus colegas mantuvieron continuamente bajo observación las respuestas de anticuerpos específicos de SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19, en 19 pacientes con casos sin gravedad y en siete de los cuales la enfermedad se tornó grave, durante siete semanas desde el brote de la enfermedad.

La mayoría de los pacientes produjo respuestas de anticuerpos específicos del SARS-CoV-2, incluyendo la neuroproteína viral y tres partes de la proteína pico (spike, en inglés), que se encuentra en la superficie de un coronavirus y permite que este se enlace con receptores específicos en la superficie de una célula humana, el primer paso hacia la infección.

Aunque el 80,7% de los pacientes que se recuperaron de COVID-19 tuvieron niveles diferentes de actividad neutralizante de los anticuerpos contra el coronavirus, solo una pequeña porción de pacientes mostró un nivel potente, señalan los investigadores.

Los resultados del estudio realzan la importancia de una selección cuidadosa de las muestras de sangre de los pacientes recuperados usando pruebas de neutralización de anticuerpos antes de la transfusión a otros pacientes afectados por COVID-19, en caso de que se quiera usar la llamada terapia de plasma.

Tres o cuatro semanas después que los pacientes salieron del hospital, la actividad neutralizante de los anticuerpos recogidos de ellos disminuyó significativamente, lo cual indica que los pacientes de COVID-19 pueden ser susceptibles a una reinfección de coronavirus.

Además los pacientes graves de COVID-19 mostraron una gran cantidad de anticuerpos sin capacidad neutralizante, lo cual, según los investigadores, podría contribuir a un fortalecimiento de la infección relacionado con los anticuerpos.