La mortalidad hospitalaria por infarto de miocardio se ha duplicado durante la pandemia de Covid-19

La mortalidad hospitalaria por infarto de miocardio se ha duplicado durante la pandemia del Covid-19, según un estudio que acaba de publicar la Revista Española de Cardiología, en el que han participado 74 hospitales españoles.

No sólo se ha duplicado la mortalidad hospitalaria por infarto de miocardio durante la pandemia sino que también ha aumentado el tiempo de isquemia; es decir, el que transcurre desde que el paciente inicia los síntomas hasta la primera asistencia médica, pasando de 200 minutos a 233. El incremento en este tiempo se correlaciona con el aumento de la mortalidad, concluye el informe de la Sociedad Española de Cardiologia (SEC).

Otro de los datos que aporta es que solo el 6,3% de los pacientes con infarto presentaba infección confirmada por el nuevo coronavirus. Los nuevos datos siguen confirmando una disminución del número de pacientes con sospecha de infarto, pero de forma más moderada respecto a los resultados objetivados en el inicio del registro, en las primeras semanas de la pandemia.

“Inicialmente observamos una reducción del 40% que, posteriormente y con datos que se ampliaron a más semanas de pandemia, se situó en un 28% menos de pacientes con síntomas compatibles con infarto que no fueron asistidos”, indicó el doctor Oriol Rodríguez Leor, primer firmante del estudio.

“Desde la SEC lanzamos en su momento reiterados mensajes para que las personas que presentaran síntomas que pudieran sugerir el inicio de un infarto llamaran de inmediato al 112 y se activase así el código infarto, que ha demostrado muy buenos resultados en los últimos años”, apuntó el doctor Ángel Cequier, presidente de la SEC, quien recuerda que, “a pesar de la pandemia, los servicios de cardiología de los hospitales españoles han estado y están preparados para seguir atendiendo perfectamente a los pacientes con patología cardiovascular aguda”.

No hubo, sin embargo, diferencias en la forma de tratar a los pacientes con infarto: más del 94% de los pacientes han sido tratados con angioplastia primaria, tratamiento de elección del infarto agudo de miocardio.

El registro también ha analizado datos relevantes respecto a la combinación de infección por SARS-CoV-2 e infarto: “Solo el 6,2% de los pacientes atendidos con infarto presentaban infección confirmada por el nuevo coronavirus, manifestó el doctor Rodríguez Leor.