Cronología de la gripe: ¿cuándo se desarrolló la primera vacuna? ¿Cuáles han sido los grandes hitos de salud pública?

Las pandemias de influenza o gripe son acontecimientos de gran impacto en la salud pública a nivel global aunque resultan inevitables. Ya han originado distintas emergencias sanitarias de interés internacional como la declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2009 causada por la gripe A (H1N1).

La primera gran pandemia de gripe de 1918 fue la más mortífera y se estima que provocó, al menos, 50 millones de muertes en todo el mundo. El principal problema de este tipo de virus es su capacidad para propagarse rápidamente y ocasionar epidemias estacionales, como la que ocurre cada año durante los meses de otoño e invierno.

En este sentido, ¿cuáles han sido los principales hitos en la investigación contra el virus de la influenza? ¿Cuándo se consiguió desarrollar la primera vacuna?

La temible gripe de 1918, mal llamada española, apareció en un contexto marcado por la Primera Guerra Mundial y por el escaso conocimiento sobre los virus, los métodos para tratar infecciones y los inexistentes sistemas de alerta sanitaria. De hecho, no fue hasta la década de 1930 cuando se consiguió aislar el virus de la influenza en el ser humano, «comprobando así que es causada por un virus y no por una bacteria», tal y como destacan en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los expertos en virología, Wilson Smith, Christopher Howard Andrewes y P. P. Laidlaw, lograron aislar el virus de la influenza A en hurones en el año 1933. Tres años más tarde, el médico y virólogo especialista en epidemiología, Thomas Francis Jr., consiguió aislar el virus de la influenza B y ese mismo año el científico Burnet descubrió que se podía desarrollar este virus en embriones de huevos de gallinas.

Estos hitos científicos fueron los que dieron paso al estudio del virus y al desarrollo de vacunas inactivadas. Así, en 1940, el doctor Francis fue uno de los líderes de las investigaciones para el desarrollo de la primera vacuna contra la influenza mediante el uso de huevos de gallina fertilizados. Un método que se sigue utilizando actualmente para crear las vacunas.

«La vacuna original solo incluía un virus de la influenza A inactivado», añaden desde los CDC, hasta que en 1942 se diseña «una vacuna bivalente que ofrece protección contra los virus de influenza A y B».

Tras varios años para su validación, en el año 1945 se autoriza la administración de esta vacuna inactivada para toda la población en general. No obstante, dos años después, los investigadores observan que se producen «cambios en la composición antigénica de los virus de influenza en circulación». Desde entonces se requiere un seguimiento de estos virus para determinar qué vacuna es la adecuada.

Hasta que se notifica el primer caso de infección en humanos por un virus de influenza aviar A en Hong Kong en 1997, suceden dos pandemias mundiales que causan cerca de un millón de muertes cada una. La primera tuvo lugar en 1957 con el nuevo virus H2N2, mientras que la segunda ocurrió en 1968 cuando aparece el H3N2.

En el año 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara oficialmente una pandemia el brote surgido por el nuevo virus H1N1 detectado en abril de ese mismo año. Unos meses después, concretamente el 5 de octubre, se administra la primera dosis de la vacuna monovalente. Una pandemia que tardó poco más de un año en darse por finalizada.