Michiaki Takahashi, el virólogo que logró aislar la cepa para la vacuna contra la varicela

El virus de la varicela zoster (VVZ) pertenece a la familia de los herpesvirus, es extremadamente contagioso y produce dos formas clínicas diferentes. Por un lado, la propia varicela que se caracteriza por una erupción en la piel generalizada y, por otro, el herpes zoster, que es una afección cutánea localizada.

Se transmite entre seres humanos a través de las gotículas procedentes del aparato respiratorio, por el contacto directo con la erupción de la piel o a través del fluido de las lesiones cutáneas de una persona infectada.

El método de prevención más eficaz contra la enfermedad es la vacunación. Actualmente, la vacuna utilizada para atacar este virus «es una preparación liofilizada de virus vivos atenuados, derivados de la cepa Oka del virus de la varicela-zoster y obtenidos por propagación en células diploides humanas MRC5″, detalla el Ministerio de Sanidad.

Pero, ¿quién descubrió esta cepa? El virólogo japonés Michiaki Takahashi logró desarrollar la cepa Oka del virus en Japón en el año 1974, siendo la única aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para producir la vacuna y administrarla a la población. Todas las vacunas que se comercializan actualmente contra la varicela se basan en esta cepa Oka.

El doctor Takahashi desarrolló esta vacuna utilizando virus vivos que se atenuaban a través del cultivo en células humanas y en animales. Así, fue registrada en un principio para uno exclusivo de personas con inmunodepresión y posteriormente se autorizó para uso general en Japón y Corea del Sur.

La Food and Drug Administration (FDA) autorizo la primera vacuna contra esta enfermedad en Estados Unidos en el año 1995. En el caso de España, se comenzó a administrar en 1998, aunque solo para el ámbito hospitalario y para personas de riesgo.