Una nueva combinación de medicamentos reduce un 40% riesgo de muerte cáncer renal

Una nueva combinación de inmunoterapia con un inhibidor tirosina quinasa (nivolumab-cabozantinib) ha demostrado ser efectiva como tratamiento de primera línea en pacientes con cáncer renal de células claras avanzado o metastásico, al disminuir el riesgo de muerte en un 40 %.

Así se considera en los resultados de un estudio internacional, en el que ha tenido una participación destacada el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), y que puede suponer la incorporación de un nuevo tratamiento para estos pacientes.

Hasta ahora, el tratamiento estándar en este tipo de cáncer era un medicamento llamado sunitinib, pero los resultados positivos de la nueva combinación en el estudio fase III CheckMate 9ER, que evaluaba su eficacia y seguridad en pacientes diagnosticados de cáncer renal en fase metastásica, abre nuevas opciones.

Este trabajo ha sido destacado en la sesión plenaria del congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), la organización profesional más importante en oncología médica en Europa, que este año se celebra de forma virtual a causa del coronavirus.

En el desarrollo de este estudio ha participado la doctora Cristina Suárez, oncóloga médica en el Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigadora del Grupo de Tumores Genitourinarios del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO). «La importancia de este estudio es tal que supondrá la incorporación de un nuevo tratamiento de primera línea para el cáncer renal de células claras», ha explicado Suárez.

Ha considerado que «además, (el estudio) confirma el importante papel que juegan las combinaciones basadas en inmunoterapia en el tratamiento de primera línea de este tipo de tumores, que es un camino ya explorado satisfactoriamente en tres estudios independientes anteriores».

La investigación, en la que han participado un total de 651 pacientes con cáncer renal de células claras en estadio avanzado o metastásico que no habían recibido ningún tratamiento sistémico previo, comparó la eficacia de la combinación de nivolumab y cabozantinib frente a sunitinib, la terapia estándar de primera línea en el momento de comenzar este estudio.

El objetivo principal fue comparar la variación en el tiempo libre de progresión de la enfermedad, que pasó de 8,3 meses en el tratamiento estándar a 16,6 meses en el brazo del estudio que empleaba nivolumab más cabozantinib, lo que supone una reducción en el riesgo de progresión del 50 %.

Los investigadores también observaron otros beneficios, como la disminución en el riesgo de muerte del 40 % y una mejora en la tasa de respuesta confirmada al tratamiento, que pasó del 27,1 % en el grupo de tratamiento estándar al 55,7 % en la parte del estudio que empleaba la combinación de fármacos.

«Un dato realmente interesante, además de, por supuesto, el aumento en supervivencia y el tiempo libre de progresión de la enfermedad, es que el 8 % de los pacientes tratados con el nuevo tratamiento presentaron una respuesta completa frente al 4,2 % observado en el tratamiento con sunitinib», ha explicado la investigadora.

Suárez ha precisado que «este dato, en el caso del cáncer renal, es muy relevante ya que sabemos por estudios previos que la magnitud de la respuesta del tumor se relaciona con la duración de dicha respuesta y, en última instancia, con la supervivencia del paciente».

El nuevo tratamiento mostró, además, «una mejoría en la calidad de vida de los pacientes tratados con nivolumab más cabozantinib frente a los que recibieron tratamiento estándar», ha agregado. El único punto en el que el nuevo tratamiento no mejora con relación al estándar es el relacionado con los efectos adversos.

El 61 % de los pacientes que tomaron el nuevo tratamiento presentaron algún tipo de evento adverso moderado relacionado con la medicación, frente al 51 % observado en los pacientes que siguieron el tratamiento con sunitinib.

«Esto es un efecto totalmente esperable, ya que es razonable observar un mayor número de efectos adversos cuando realizas un tratamiento con dos fármacos que cuando solamente se utiliza uno», ha considerado. Suárez ha puntualizado que el incremento de efectos adversos «es muy pequeño y, en general, fueron fácilmente manejables».

En su opinión, «nos encontramos ante un nuevo tratamiento de primera línea del cáncer renal de células claras avanzado o metastásico», que supone «una franca mejoría en la supervivencia de los pacientes acompañado de una mejora en su calidad de vida». Esto demuestra que la «inmunoterapia es el camino a seguir para avanzar en el tratamiento de este tipo de cáncer renal», ha afirmado la investigadora del VHIO.