La nueva ‘lista de Schindler’

Sea cual sea la vacuna que llegue antes, y sea cuando sea que llegue, lo único seguro es que su producción será escasa y nos enfrentará a graves dilemas éticos y sanitarios. La fabricación en masa de una vacuna requiere un despliegue de poderío industrial de tal magnitud que llevará años producir los miles de millones de dosis que necesita el mundo para librarse de la covid-19. Durante un tiempo, no habrá más remedio que distribuir con racanería el preciado elixir. ¿Quién debe recibirla primero? ¿Todos los ciudadanos de un país rico que haya financiado el desarrollo del fármaco? ¿O un grupo se…