Descubren por qué la Covid afecta más a los hombres y a los mayores de 65 años

Mientras los investigadores se afanan por entender el nuevo coronavirus causante de la pandemia de la Covid-19, este jueves se ha dado a conocer un estudio que apunta una posible causa por la que el SARS-CoV-2 afecta de forma más grave a los hombres y a los mayores de 65 años.

La revista Science ha publicado una investigación, en la que han participado científicos españoles, que revela por qué la respuesta individual a la infección por el virus SARS-CoV-2 varía tanto de una persona a otra. Según estas nuevas conclusiones, el 10% de personas que desarrollan Covid-19 tienen anticuerpos que atacan al propio sistema inmunitario e impiden una respuesta adecuada contra el virus.

Otra de las conclusiones de esta investigación, liderada por la Universidad Rockefeller en Nueva York y el Hospital Necker para Niños Enfermos de París, y que ha contado con la participación del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, es que en un 15% de los casos existen factores genéticos e inmunológicos que pueden explicar la aparición de formas graves de la Covid-19.

Los pacientes identificados tienen en común una «función disminuida o defectuosa» de la actividad de los interferones tipo I, unas moléculas del sistema inmunitario que tienen un papel clave en la lucha contra las infecciones por virus. Estas proteínas pueden ser bloqueadas por los propios anticuerpos del paciente o, si existen determinadas mutaciones, pueden no producirse en cantidades adecuadas. Esto puede provocar una respuesta inmunitaria inadecuada contra el virus y, por lo tanto, una mayor gravedad de la enfermedad.

En un primer estudio, los investigadores analizaron variaciones genéticas a partir de muestras de sangre de más de 650 pacientes que habían sido hospitalizados por neumonía grave por Covid-19, un 14% de los cuales murieron. Se incluyeron también muestras de otro grupo de más de 530 pacientes asintomáticos o con infección leve. Los investigadores buscaron diferencias entre los dos grupos, analizando 13 genes conocidos por ser importantes para la defensa contra el virus de la gripe mediante los interferones de tipo I.

Según han explicado en una nota de prensa, los resultados obtenidos mostraron que un número significativo de personas con Covid grave tenían alguna alteración en estos 13 genes y, específicamente, el 3,5% tenía mutaciones que impedían una respuesta adecuada contra el SARS-CoV-2 por falta de actividad de los interferones de tipo I, que son moléculas que genera el sistema inmune «que interfieren -de ahí su nombre- en la replicación viral y son especialmente importantes en las primeras etapas de la infección», explica a 20minutos el doctor Roger Colobran, del Grupo de Investigación en Inmunología Diagnóstica del VHIR.

«Los interferones de tipo I son uno de los principales mecanismos que la inmunidad innata tiene para luchar contra las infecciones virales. De hecho, durante los últimos 15 años ya se han descrito mutaciones en estos 13 genes en casos puntuales y excepcionalmente graves de otras infecciones víricas como la gripe o la encefalitis por herpesvirus. Lo que resulta muy llamativo en este estudio es la elevada frecuencia con la que hemos encontrado estas alteraciones en pacientes con Covid-19 grave», ha abundado Colobran.

«Aunque un 3,5% parece un porcentaje pequeño, lo cierto es que es elevado teniendo en cuenta la cantidad de personas que ha desarrollado de forma grave la Covid en todo el mundo y que hasta ahora la alteración en los interferones se observaba en contadísimas ocasiones«, expone el biólogo y doctor en inmunología, que recalca que este punto de la investigación es lo más relevante clínicamente.

Por otro lado, un segundo trabajo describe una respuesta autoinmune contra los interferones de tipo I. En este caso, los investigadores examinaron 987 pacientes con neumonía grave por Covid-19 y encontraron que más del 10% tenían sus propios anticuerpos contra los interferones al inicio de la infección. De los 101 pacientes con estos anticuerpos contra los interferones de tipo I, 95 eran hombres.

«Este sesgo de género sugiere la presencia de algún factor genético (que podría estar localizado en el cromosoma X) que de alguna forma favorezca la aparición de este fenómeno autoinmune de forma más prevalente en hombres. Esta es una de las hipótesis que se está trabajando dentro del consorcio COVID Human Genetic Effort«, ha añadido Colobran.

Además, cerca de la mitad de los pacientes que tenían estos anticuerpos tenían más de 65 años, mientras que solo se encontraban en un 38% de los menores de 65 años, por lo cual parece que la frecuencia de estos anticuerpos aumenta con la edad. Así, la respuesta autoinmune contra los interferones podría explicar la mayor vulnerabilidad de los hombres y de las personas mayores de 65 años a sufrir COVID-19 grave, continúa la nota difundida por el VHIR.

Cabe mencionar en este punto que en la muestra de partida había un 75% de hombres y un 25% de mujeres, pues este viene siendo el porcentaje habitual en pacientes graves de Covid en las UCI, han explicado los investigadores.

La presencia de autoanticuerpos se analizó también en la población general sana. En estos casos, solo 4 de las 1.227 personas analizadas tenían este tipo de anticuerpos. «Estos hallazgos refuerzan la idea de que estos autoanticuerpos tienen un papel como causa de estas formas graves y que no son una consecuencia», ha agregado la doctora Andrea Martín, del Grupo de Investigación de Infección en el Paciente Pediátrico Inmunodeprimido.

Por último, los investigadores han destacado que estos resultados demuestran la utilidad clínica de realizar test Elisa (una técnica de laboratorio empleada para detectar anticuerpos) a los pacientes en los primeros días de infección de SARS-Cov-2, con el fin de «intentar predecir si van a empeorar, e intervenir para que no lleguen a desarrollar de forma grave la Covid», ha señalado Colobran.

«Se abren puertas al tratamiento de las formas graves de Covid-19 como la plasmaféresis, la utilización de otros tipos de interferones o la eliminación farmacológica de las células plasmáticas«, ha añadido en el pediatra y compañero de Colobran, Pere Soler-Palacín, jefe del Grupo de Investigación de Infección en el Paciente Pediátrico Inmunodeprimido del VHIR.