Cómo crear un bonito y saludable rincón de trabajo en muy poco espacio

En cuestiones de decoración, el confinamiento ha demostrado la importancia que tiene contar con un espacio propio para trabajar dentro de casa. Pero cuando los metros cuadrados de una vivienda son reducidos hay que agudizar el ingenio y tener apertura de miras ya que, a simple vista, quizás no apreciemos las posibilidades que algunos rincones pueden ofrecernos. ¿Es posible montar una oficina con muy poco espacio? Estas son algunas soluciones a tener en cuenta para conseguir un espacio de trabajo ordenado, agradable y apetecible con muy pocos elementos.

Ya sea para unas pocas horas o para teletrabajar durante una jornada completa cuanta más luz natural tenga el espacio escogido para instalar el rincón de trabajo, mejor. La luz del sol es el mejor aliado de la vista y, además, aporta energía y disposición para afrontar las tareas del día. Si la jornada se prolonga más allá de la puesta de sol, optar por apliques de pared, flexos o lámparas de mesa articuladas cuya luz se pueda dirigir a cualquier punto de la mesa según la necesidad. Los expertos recomiendan utilizar luces intermedias o neutras (entre 3.300 y 5.000 K) que favorecen la concentración y colocar esa luz por encima de la cabeza (y no en la línea de visión) para evitar sombras.

Son pocos los elementos necesarios para crear un espacio de trabajo funcional: una mesa, una silla que favorezca una buena postura (a poder ser hergonómica y regulable en altura) para que la espalda no se resienta tras varios horas en ella y un punto de luz. Estos serían los tres pilares básicos a los que se pueden añadir alguna pieza de almacenaje o decorativa.

Cuando se trata de elegir y situar esa mesa que utilizaremos para el ordenador, el portátil, tomar notas o hacer llamadas estas ideas pueden resultar muy útiles:

– Una buena solución puede ser la de darle un nuevo uso o uso extra a la mesa del comedor (esa que muchas veces solo utilizamos cuando hay invitados) o de la cocina. En este caso, podemos recurrir a colocar una estantería de pared o de pie cerca para los utensilios de trabajo o bien una cajonera con ruedas que podamos mover de habitación a nuestro antojo. De esta manera crearemos un espacio multifunción, aprovechando los recursos con los que ya contamos en casa.

– Otra opción sencilla y económica es la de construir nuestra propia mesa utilizando dos caballetes, patas en forma de L o dos cajoneras sobre las que colocaremos un tablero o cristal a medida (esta segunda opción proporciona, además, mayor sensación de ligereza al espacio).

– Una forma de aprovechar el espacio pasa por instalar un tablero de madera o DM con unas escuadras abatibles (al igual que se hace también en muchas cocinas) lo cual nos permitirá tenerlo extendido o recogido según las necesidades de cada momento.

– Otra alternativa sería la de colocar esta mesa en una librería ya existente, sustituyendo una o dos baldas por otras reforzadas y extraíbles. En este caso, se debe tener en cuenta la ubicación de los puntos de luz y una ventaja es que podemos utilizar las baldas superiores e inferiores para guardar el material de trabajo.

– La forma de T es otra opción muy resolutiva. Podemos instalar la mesa sobre escuadra en la pared para ahorrar espacio o integrarla en una estantería con estructura puente.

– Optar por situar el puesto de trabajo en el salón u otra habitación de una forma ‘invisible’, es decir, oculta dentro de un mueble con puertas abatibles puede facilitar el tener todo recogido cuando no se utiliza.

En la medida que sea posible siempre hay que intentar tener la mesa de trabajo lo más despejada posible y con lo estrictamente necesario: ordenador, portátil y/o bloc de notas. Esto facilita la concentración y aumenta la sensación de orden. Situar alguna balda sobre la mesa para guardar archivadores, una estantería con compartimentos y cajones de diferentes tamaños, o alguna cajonera ayudará a organizar todo lo que se necesita para trabajar.

También puede resultar muy útil colocar un tablero o una pared de corcho sobre la mesa que sirva para colocar notas, apuntar tareas pendientes en un calendario, referencias o inspiraciones para diferentes proyectos. Y que no falte alguna planta para purificar, alegrar y dar un toque natural al ambiente.