¿Podemos negarnos a que nos hagan una PCR?

Desde la llegada del coronavirus a España, son muchas las medidas que se han tomado para tratar de evitar los contagios y frenar la propagación del virus, medidas que se han ido implantando en diferentes momentos y que han afectado a todo el país o a zonas concretas: mascarillas obligatorias, distancia mínima interpersonal, cierre del ocio nocturno, horarios para el cierre de establecimientos…

Entre las medidas tomadas, se sigue llevando a cabo la realización de pruebas PCR a aquellas personas sospechosas de estar contagiadas por tener síntomas compatibles con Covid-19 o por haber estado en contacto directo con un positivo.

Sin embargo, algunas personas se niegan a realizarse estas pruebas, por lo que no pueden saber si están o no contagiadas, una decisión que puede conllevar la trasmisión y propagación del virus.

Para conocer si es o no legal la decisión de que una persona se niegue a realizarse una PCR cuando es sospechosa de ser un caso positivo, hay que irse al Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, donde se regulan algunas medidas de prevención, contención y coordinación en relación al Covid-19.

En el Artículo 24 del mencionado Real Decreto-ley se regula que los servicios de salud de los diferentes territorios, especialmente la atención primaria de salud, deben garantizar la realización de una prueba diagnóstica por PCR a todos aquellos sospechosos de Covid-19 «tan pronto como sea posible desde el conocimiento de los síntomas».

De este modo, cuando una persona es sospechosa de estar contagiada por haber estado en contacto directo con un positivo o por presentar síntomas de Covid-19, está obligado a realizarse la prueba para eliminar las sospechas o confirmar el positivo y, así, guardar cuarentena para no propagar el virus.