¿Por qué las aguas residuales se han convertido en un aliado clave contra la Covid-19?

El estudio de aguas residuales se ha convertido en un aliado sorpresa en la lucha contra la pandemia de coronavirus que azota España con una segunda ola. Desde la llegada del virus, se analizan estas aguas de toda la nación para recoger muestras y descubrir si hay restos de Covid-19 en ellas.

En los resultados es posible detectar tanto a las personas que presentan síntomas como a los asíntomaticos ya que «se elimina por las heces, que van a parar a las aguas residuales», explica una de las investigadoras. A estas aguas se accede gracias a los puntos de control que se han establecido a lo largo de la red de saneamiento.

De igual forma, permite saber el núcleo de población que está contagiado y la cantidad de carga viral que hay en los organismos infectados. Los expertos señalan también que podría prever un rebrote, lo que permitiría tomar medidas antes de el virus se expandiese.

«Podría ayudar a saber, previamente a que tengamos las cifras de PCR positivas, que en esa ciudad, en ese barrio, están aumentando los casos de coronavirus«, explica otro de los científicos.

Además, otra de las ventajas que ofrece este estudio es que podría proporcionar a las autoridades sanitarias los datos suficientes para decidir confinar o desconfinar una zona cuando los resultados de las muestras tomadas reflejen que no hay carga viral en ellas.