¿Qué es una bronquiolitis? Así es la afección de los mellizos de Pablo Iglesias e Irene Montero

Los hijos mellizos del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y de la ministra de Igualdad, Irene Montero, han sido ingresados en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid este sábado a causa de una bronquiolitis, tal y como informaba La Vanguardia, citando a fuentes próximas a la ministra de Igualdad.

Ambos llevaban varios días enfermos y al empeorar su estado de salud fueron trasladados al hospital. Aunque su estado ha mejorado este domingo, los profesionales sanitarios han decidido que permanezcan ingresados para su observación.

La bronquiolitis es una infección pulmonar, generalmente provocada por un virus, que representa un considerable porcentaje de las hospitalizaciones de niños pequeños y bebés. Afecta en su gran mayoría a menores de 24 meses y presenta una incidencia máxima entre los dos y seis meses de edad, tal y como indican desde MSD Manuals.

Se trata de una enfermedad de las vías respiratorias que sucede cuando los bronquiolos se inflaman y se produce una acumulación de mucosidades que dificulta la respiración como consecuencia de una infección vírica, en la mayoría de los casos.

La causa más común es el virus sincitial respiratorio (VSR), al que están expuestos más de la mitad de bebés durante su primer año de vida. Según Nemours KidsHealth, otros virus que pueden originar esta afección son los siguientes:

Esta afección se caracteriza por una sintomatología similar a la del resfriado común durante los primeros días como congestión, moqueo nasal, tos o fiebre leve. Después, «durante una semana o más se puede presentar dificultad para respirar o un silbido cuando el niño exhala», subrayan desde Mayo Clinic.

El cuadro clínico puede complicarse si manifiesta una respiración acelerada (taquipnea); dificultad grave para respirar y falta de aliento; fatiga; fiebre más elevada; deshidratación; piel azulada por la falta de oxígeno (cianosis); dificultades para comer o beber, o somnolencia.

En estos casos es necesario buscar atención médica, sobre todo si el bebé tiene menos de 12 semanas de vida o existen otros factores de riesgo como nacimiento prematuro, enfermedad cardiaca o pulmonar, o tener un sistema inmunológico debilitado como consecuencia de una patología o de la ingesta de medicamentos.

La mayoría de casos de bronquiolitis son leves y no requieren un tratamiento específico, ya que los antibióticos no son eficaces para combatir la afección, salvo que sea de origen bacteriano. Suele durar 12 días, aunque muchos niños o bebés «pueden seguir tosiendo y teniendo resuello o respiración sibilante durante varias semanas», detallan desde Nemours KidsHealth.

Aquellos que presentan síntomas más graves pueden necesitar hospitalización para proceder a su observación. Los profesionales médicos pueden administrar líquidos para prevenir la deshidratación y oxígeno húmedo para mantener los niveles de oxígeno en sangre. «En casos graves, se puede insertar un tubo en la tráquea para ayudar a que el niño respire», aclaran en Mayo Clinic.