Cómo te afecta el ‘maskacné’, la relación entre las mascarillas y los granitos en la cara

¿Alguna vez has oído hablar del maskacné? Se trata de un término utilizado para hacer referencia a una afección cutánea asociada al uso de mascarillas y a la aparición de acné. Un problema dermatológico que se ha incrementado en buena parte de la población en los últimos meses debido al uso diario de este elemento como medida para prevenir la transmisión del coronavirus.

Sin duda, la piel es uno de los órganos que más está sufriendo por la crisis sanitaria ocasionada por el SARS-CoV-2. De hecho, «a las lesiones directamente asociadas a la infección por coronavirus hay que sumar las dermatosis ocasionadas por el estrés y otras circunstancias durante el confinamiento estricto», tal y como explican los expertos en dermatología del Grupo Pedro Jaén.

En este sentido, se ha producido un incremento de las consultas relacionadas con las alteraciones cutáneas causadas por el uso de mascarillas que pueden agravar problemas como dermatitis, acné, psoriasis o rosácea.

¿Por qué se produce este problema? El motivo principal es el «efecto oclusivo que provoca la mascarilla en la zona de la cara cubierta», añaden. Inlcuso puede ocurrir que personas con la piel sana noten un incremento de granitos, irritaciones o puntos negros como consecuencia de un uso prolongado, aunque se aconseja no utilizarlas durante más de cuatro horas y desecharlas si se humedecen.

En el caso concreto del acné, la causa principal es «la oclusión constante de la zona peribucal y el consecuente aumento de la humedad de esa zona del rostro«, explica la doctora Mayte Truchuelo, especialista en dermatología de Vithas Madrid Arturo Soria y Vithas Internacional.

Por esta razón, añade la experta, los poros se obstruyen y se altera la proporción lipídica de la barrera de la piel, generando «un ambiente pro inflamatorio que puede desembocar en modificaciones en el microbiota cutáneo con un sobrecrecimiento de Propionibacterium acnes«.

La falta de transpiración puede alterar la producción de sebácea necesaria para que la piel se mantenga hidratada dando lugar a la aparición de espinillas o granitos en la zona afectada. Además, el incremento de la humedad como consecuencia del vaho producido al exhalar agrava este problema.

En cualquier caso, «la piel y las mucosas actúan como primera línea de defensa contra los agentes externos y debemos intentar mantener esa barrera lo más intacta posible para que continúe ejerciendo su función correctamente», señalan en la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Pero, ¿cómo podemos prevenir la aparición de este tipo de acné? ¿Qué rutinas tenemos que seguir si padecemos esta afección? El tratamiento del maskacné consiste en «una limpieza frecuente y constante de la piel con productos adecuados y suaves que, además de limpiar, respeten y protejan nuestra piel de irritaciones», indica la doctora Mayte Truchuelo.

Las lociones micerales o espumas limpiadoras son una opción recomendable para el tratamiento de este problema cutáneo, «especialmente las que en su composición lleven activos hidratantes como puede ser la glicerina o el aloe», añade. Por otro lado, se pueden utilizar productos queratolíticos al ser efectivos para prevenir que los poros se obstruyan.

Otro aspecto importante para el cuidado de la piel es la hidratación. Hay que utilizar cremas hidratantes adecuadas para cada edad y tipo de piel y seguir una rutina facial diaria para evitar que se produzca irritación e inflamación por el uso de mascarilla.

En cualquier caso, se recomienda acudir al dermatólogo para que pueda descartar otras enfermedades, como la dermatitis seborreica o la rosácea, y realizar un diagnóstico y tratamiento personalizado para cada paciente.

¿Cómo evitar el acné o las irritaciones en la piel por el uso de mascarillas? La AEDV ofrece una serie de recomendaciones para evitar la aparición de afecciones cutáneas o el empeoramiento de patologías preexistentes: