¿Por qué hay que vacunarse cada año de la gripe?

El Ministerio de Sanidad ha adelantado la campaña de vacunación contra la gripe para este año con el objetivo de evitar la sobrecarga asistencial y la colapsación del sistema sanitario, sobre todo en los centros de Atención Primaria, al coincidir en el tiempo con la pandemia del coronavirus.

Por ello, durante la primera quincena del mes de octubre se administrarán las primeras dosis de esta vacuna a profesionales sanitarios y sociosanitarios y a la población institucionalizada.

El SARS-CoV-2 y el virus de la gripe comparten modos de transmisión y síntomas, por lo que se podrían incrementar las complicaciones en grupos de riesgo para los que ambas enfermedades son especialmente dañinas.

La vacunación es la herramienta más eficaz frente a la gripe ya que los virus que provocan la enfermedad «tienen una elevada capacidad para variar sus antígenos de superficie», por lo que aparecen cada año nuevos virus frente a los que «el ser humano no tiene protección», explican desde el Ministerio de Sanidad. Además, los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico se reducen con el paso del tiempo.

Estos son los principales motivos por los que es necesario vacunarse anualmente. Los anticuerpos pueden no ser suficientes para garantizar una adecuada protección frente al virus debido a que este evoluciona e «incluye una serie de variaciones antígenas menores que suponen una diferencia en un pequeño número de aminoácidos en las proteínas hemaglutinina y neuraminidasa».

Así, la vacuna antigripal es modificada y adaptada a las cepas que se creen que circularán en cada temporada. Se trata de una vacuna inactivada «muy segura y eficaz para evitar un alto porcentaje de hospitalizaciones y muertes». De hecho, el año pasado evitó el 26% de las hospitalizaciones, el 40% de los ingresos en unidades de cuidados intensivos y el 37% de fallecimientos en personas con edad superior a los 65 años.